“Debemos mostrar la historia con sus contradicciones”

LA HABANA, Cuba, 22 de febrero (Por Michel Hernández).- Granma conversó con el historiador Sergio Guerra Vilaboy tras recibir el Premio Nacional de Ciencias Sociales y Humanísticas 2017, por su profunda labor durante más de 40 años en la investigación de las raíces de la historia cubana y latinoamericana.

“La enseñanza de la historia en nuestro país ha tenido, por una parte, la virtud de resaltar los valores patrios, las hazañas de nuestro pueblo, pero en aras de resaltar esa historia que aporta valores y conocimientos la hemos contado de manera muy maniquea, muy en blanco y negro, hablando sólo de los grandes héroes, como si fuera una historia de santos”.

En un acto celebrado en la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, que contó con la presencia del ministro de Cultura, Abel Prieto, y Eusebio Leal (a quien se dedica esta edición de la Feria), el historiador Antonio Aja ponderó los aportes de Guerra Vilaboy a la historiografía cubana y latinoamericana, así como su dedicación a la enseñanza y su compromiso intelectual. Licenciado en Historia en la Universidad de La Habana y Doctor en Filosofía por la Universidad de Leipzig, Guerra Vilaboy insistió en la necesidad de contar la historia cubana sin los estereotipos y recursos al uso que la alejan de la realidad.

“Siempre debemos hacer la historia apegada a la realidad, con las contradicciones que existieron y los momentos de flaqueza de los seres humanos que la protagonizaron y no dejaron de ser grandes por eso. De esa manera se hace más rica y más comprensible para el que la lea y al mismo tiempo termina por ser más educativa y aporta más valores que una historia de monumentos, repetitiva y llena de clichés, de la que no emana el verdadero pulsar de la vida”, agregó Vilaboy, quien se desempeña como jefe del Departamento de Historia de la Universidad de La Habana.
“Nuestro reto –dijo– está en aportar a la historia sus reales contradicciones y llenarla de realidad, algo que la hace más atractiva para las nuevas generaciones, que a veces buscan eso en otras partes, porque nosotros, los historiadores cubanos, no hemos sido capaces de contar la historia como realmente fue, con sus frustraciones y realidades, no como un documento teledirigido donde parece que todo estaba destinado a ocurrir”.

–¿Cree que la sociedad esté preparada para ese posible debate?

–No lo podemos hacer en 24 horas, pero hay que ir construyéndolo sin echar por la borda la rica historia que tenemos. No es lo mismo la que se enseña en nivel primario que la que enseñamos en la universidad. Cometemos el error de repetir los mismos clichés en la primaria, en la secundaria y la universidad y entonces los estudiantes no le prestan atención, porque es algo que han oído muchas veces de la misma manera y no la entienden ni la interiorizan.

–¿Podemos señalar a esa práctica que refiere como la causa del poco interés hacia nuestra historia que a veces demuestran los estudiantes más jóvenes?

–Hay muchos factores. La reiteración de los mismos acontecimientos una y otra vez termina por provocar rechazo, como cuando uno oye por la radio la misma canción todos los días. Al principio te gusta, pero luego ya no quieres oírla más. Eso es lo que me temo que pasa con la historia cuando es reiterativa, llena de estereotipos y olvida las contradicciones detrás de los acontecimientos, porque siempre no existen los éxitos, sino también los fracasos; las propias contradicciones entre nuestros héroes y protagonistas de la historia realmente se engrandecen cuando uno comprende cómo tuvieron que hacer sus luchas, en las circunstancias en que se desenvolvieron y la realidad que vivieron para llevar a cabo nuestras grandes luchas de liberación.

 

Fuente: Por esto. 22 de febrero de 2018

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo