Ante la muerte de un hombre fundamental

Quisqueya Lora H.

25/11/2018

La mañana me encuentra dolida por la muerte de un hombre fundamental. Fundamental en mi vida pero también para una generación de dominicanos. Emilio Cordero Michel fue un hombre histórico, y lo fue en el doble sentido de la palabra, porque participó en ella como sujeto, pero también como analista y escritor de la historia misma. En ambas facetas fue valiente y contestatario. Perteneciente a lo que los historiadores han llamado la Flor de las familias –emparentado con presidentes, intelectuales y figuras prestantes de la sociedad- tempranamente rompió con la Dictadura de Trujillo a la que lo unían lazos familiares e intereses económicos. En muchas cosas siguió los pasos de su hermano José Cordero Michel, mártir de la expedición de Constanza, Maimón y Estero Hondo, o mejor dicho, tomó la antorcha dejada por su hermano, como intelectual de fuste y luchador político.

Emilio fue sobreviviente de la guerrilla del 14 de junio de 1963 que buscaba el retorno a la constitucionalidad perdida por el funesto golpe de Estado a Juan Bosch, fue además un sólido intelectual marxista, fundador, junto a otros, de la nueva historia crítica dominicana que debía ser escrita tras la caída de la dictadura. Contribuyó a desmontar mitos y leyendas que el trujillismo había entremezclado con el relato histórico con pretensión de veracidad. Fue de los pioneros en temas como el abordaje de la historia desde el enfoque de la lucha de clase, su interés por las clases subalternas, pero además su combate del racismo y el antihaitianismo, andamiaje ideológico fundamental de
la dictadura.

Somos muchos los que tenemos cosas que agradecer a Emilio Cordero, apadrinó a una generación de jóvenes historiadores guiándonos, prestándonos libros, leyendo nuestros trabajos, dedicándonos horas de conversación. Sus cátedras como profesor en la UASD fueron recopiladas por sus estudiantes y durante décadas pasaron de mano en mano fotocopiadas como un gran tesoro, como un santo grial, porque en ellas encontramos otra historia, otro enfoque, llevándonos a cuestionar lo que creíamos que ya sabíamos, realmente como un oráculo histórico, las pruebas del gran maestro que fue Emilio.

A sus 89 años su capacidad de trabajo seguía siendo proverbial. Hasta el último día de su vida estuvo ocupado en sus afanes historiográficos. Durante muchos años Emilio fue el editor y corrector de la Revista CLIO. Decidido a enmendar la escritura de la historia, sus correcciones son memorables, todos pasamos por sus manos, uno entregaba un trabajo creyendo que estaba pasando la gran “vaina” y volvía marcado en rojo de arriba abajo. Puedo decir que Emilio Cordero me enseñó, y creo que a muchos otros, a escribir con cierta corrección un artículo académico. Su lapicero rojo era implacable.

Emilio era valiente, íntegro y sincero, nunca tuvo temor a decir lo que pensaba, jamás se mostró preocupado por la lisonja ni caer en gracia, se abría todos los frentes que entendía necesarios. Vivió modestamente de su trabajo y en ello fue constante. No se sentía intimidado por nada ni nadie y era capaz de responder con dureza hasta al mismo presidente de la república. Ahora recordaremos anecdóticamente sus rabietas, pleitos y respuestas cortantes pero sobre todo recordaremos su humanidad, su solidaridad y su cariño. Siempre preocupado por todos los que lo rodeaban. Como decía antes, hemos perdido un hombre fundamental, se destacó en todos los ámbitos en los que participó y no me refiero al destacarse como éxito mercurial o de propaganda, tan comunes hoy en día, sino a la solides de sus convicciones, a la entereza de sus posiciones y el afán de justicia que lo movía. Esta es la única forma de destacarse a la que deberíamos aspirar.

 

* * *

Santo Domingo

Falleció el sábado el destacado historiador Emilio Cordero Michel, quien fue investigador, editor y presidente de la Academia de Historia Dominicana.

Cordero Michel nació en Santo Domingo el 10 de febrero de 1929.

Fue además conferencista y profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD).

Entre sus publicaciones están La Revolución haitiana y Santo Domingo, Las expediciones de junio de 1959Características de la Guerra Restauradora, 1863- 1865 (2002); República Dominicana, cuna del antillanismo (2003), entre otros.

De acuerdo a un perfil compartido en un documento de la Academia Dominicana de Historia, Cordero Michel obtuvo el título de doctor en Derecho en la entonces Universidad de Santo Domingo y realizó estudios de Sociología y Economía en el Hunter College de la City University of New York (CUNY), Estados Unidos de América, y en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Fue catedrático de la UASD por 33 años en las Escuelas de Economía e Historia y Antropología.

También impartió docencia en el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) y cursos de postgrado en la Universidad Católica Santo Domingo (UCSD).

Fuente: Listin Diario. 26 de noviembre de 2018. www.listindiario.com

 

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo