Despedidas. Links. Galería de imágenes.

Nuestro amigo Claudio Spiguel fue un intelectual, historiador y profesor destacado pero ante todo un compañero solidario y un amigo. Orgulloso de haberse formado en la escuela pública egresó del Colegio Nacional de Buenos Aires y de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires. Venía librando una dura batalla por su salud. Nosotros apretábamos los dientes y apostábamos por él, pero este 15 de enero lo perdimos.

Lo conocí en las escaleras del colegio, muy delgadito, con una larga bufanda y un cierto parecido al Principito de Antoine de Saint-Exupéry. Me lo presentó mi hermana Lila que había compartido con Claudio el gusto de cantar en el coro del secundario. A lo largo de los años nos cruzábamos ocasionalmente sobreviviendo a las dictaduras de la guerra fría, a conflictos fronterizos, a una guerra. Tras el retorno democrático nuestra profesión nos dio finalmente la oportunidad de compartir junto a otros compañeros muy queridos un espacio de debate y discusión muy enriquecedor.

Nunca perdió su pasión por conocer e interpretar la realidad, ni su firmeza en sus convicciones más profundas, pero superó el sectarismo divisionista de la sociedad argentina. Podíamos embargarnos en algún contrapunto con gran exaltación pero logramos en nuestro equipo de investigación establecer lazos lo suficientemente profundos como para mantenernos próximos desde puntos de vista muy diversos. En ese logro Claudio fue fundamental porque si bien él no se consideraba un iluminado, en verdad era el centro de un pequeño sistema planetario con colegas y discípulos que nos enriquecíamos con su juicio y su mirada crítica.

En lo personal tengo mucho por agradecerle, por su infinita paciencia para leer, evaluar y criticar de manera constructiva alguno de mis trabajos, por acompañar el impulso de la ADHILAC Argentina (miembro fundador), por colaborar y cofundar Ariadna Tucma Revista Latinoamericana (www.ariadnatucma.com.ar). Soy consciente de que soy una más de una larga lista de amigos, conocidos y discípulos que lo requerían desde distintos puntos del país y del exterior. Amigo querido. Ya te estamos extrañando.

Carolina Crisorio. UBA. Secretaria Ejecutiva de ADHILAC Internacional.
Buenos Aires, 17 de enero de 2019

* * *

Gracias Claudio por todo lo que nos diste. Nos queda a nosotros continuar con tu legado. Un abrazo a la familia.

Norberto Aguirre. UBA. ADHILAC Argentina.
Buenos Aires, 17 de enero de 2019

 

* * *

Despido a un gran intelectual y excelente persona que nunca dejó de alentar a sus pares y a sus colegas más jóvenes, compartiendo sus conocimientos y alejado de las mezquindades de este mundo, siempre solidario. Gracias por todo.

Mercedes López Cantera. UBA. ADHILAC Argentina.
Buenos Aires, 17 de enero de 2019

* * *

NOTA DE PRENSA

 

18 de enero de 2019
Adiós a Claudio Spiguel

El 15 de enero falleció el profesor Claudio Spiguel, un eminente historiador de la economía, la política y las relaciones internacionales del país, que se destacó desde muy joven en la enseñanza y la investigación en la Universidad de Buenos Aires, colaborando  estrechamente en el Instituto de Historia creado desde el retorno de la democracia en la Facultad de Ciencias Económicas, y haciendo una brillante carrera como docente en varias cátedras en el grado y el posgrado de la misma Facultad, en Ciencias Sociales, en Filosofía y Letras y en el Instituto del Servicio Exterior de la Nación.

Cuando lo conocí, en el momento que comenzaba a formar una cátedra de Historia Económica y Social, junto al recordado profesor Horacio Pereyra, tratando de retomar el hilo académico perdido y terminar con la arbitrariedad antidemocrática existente durante el período de la dictadura, que había excluido a valiosos docentes, especialmente en esa materia, Claudio era de los más jóvenes que pudimos reclutar y recién había obtenido su título universitario. Sin embargo, lo aceptamos como auxiliar docente en uno de los numerosos cursos creados por la marea de estudiantes que empezaron sus estudios con el retorno de la democracia. Yo particularmente quedé impresionado no sólo porque reveló enseguida su amplio bagaje de conocimientos sino por su orgullo de ser argentino, con padres de distintas religiones, provincias y orígenes no sólo europeos sino también criollos. Él me decía que en la mezcla de sus antepasados podía expresarse la historia del país. Pero lo que más me impresionó fue su calidez humana, su simpatía y su compromiso social. Siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo para decirnos o enseñarnos en cualquier tema que estuviéramos conversando o discutiendo en el marco de la cátedra o el Instituto, desde el arte a la filosofía. Sabía de todo y tenía con sus alumnos una comunicación especial.

No sólo era un erudito, sino que siempre se expresaba apasionadamente y con una generosidad que lo hacia inmediatamente muy querido por todos los que lo conocían estuvieran o no de acuerdo, incluso yo personalmente, con todas sus opiniones e ideas.  Tenía un don especial para la enseñanza que lo distinguía. Sus clases eran magistrales, y en ellas lucían sus aptitudes didácticas y pedagógicas. Pero también sobresalía en los trabajos de investigación que realizamos en la Facultad, cuando pudimos poner en marcha este rasgo esencial de la vida universitaria que había casi desaparecido desde la noche de los bastones largos.

Con él colaboré estrechamente en diversas investigaciones sobre la historia económica argentina y en particular sobre su política internacional. Basados en una amplia bibliografía, pero sobre todo en una inmensa fuente documental de archivos externos e internos, en este caso, especialmente en Estados Unidos, obtuvimos documentos secretos invalorables que nos permitieron escribir conjuntamente artículos y libros publicados localmente y traducidos luego en Estados Unidos, Inglaterra y Francia. Sería muy largo mencionarlos todos, pero en su mayoría tuvieron que ver con las relaciones argentino-norteamericanas en el primer peronismo, con la historia de la política exterior argentina desde la organización nacional, y con problemas metodológicos e historiográficos, presentados en congresos y jornadas nacionales e internacionales, que tuvieron amplia repercusión. A eso él agregó, sólo o en colaboración con otros colegas, trabajos sobre las relaciones de Argentina con países europeos y latinoamericanos, y otras temáticas sociales también invalorables y originales. Hace tiempo que no nos veíamos, pero sabía que estaba muy enfermo.

Su recuerdo como intelectual y como persona quedará grabado en todos los que trabajaron con él y recibieron sus enseñanzas y apoyo, así como por sus libros y escritos sobre diversos aspectos claves de la historia argentina.

* Profesor emérito de la UBA.

Fuente: Página 12. 18 de enero de 2019. https://www.pagina12.com.ar/169169-adios-a-claudio-spiguel

 

* * *

 

En memoria de Claudio Spiguel

Compañero de sueños y de luchas. Amigo.

Conocí a Claudio Spiguel a comienzos de la década de 1970, en la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Buenos Aires (UBA), cuando ingresó a la carrera de Historia. Y, como muchos, fue parte del torrente de estudiantes que se incorporaron a la lucha social y política, enfrentando a las dictaduras de Onganía y Lanusse.

Claudio encontró en el Partido Comunista Revolucionario (PCR) el espacio que definió su posición al servicio de los trabajadores y el pueblo, y de acabar con la explotación del hombre por el hombre. Y, en el estudio y ejercicio de la historia, el oficio, la profesión desde la cual integrar el marxismo.leninismo.maoísmo al conocimiento de la realidad argentina, y a su transformación revolucionaria. Enfrentando el revisionismo, y ajeno a cualquier dogmatismo. Eso le permitió comprender la catadura y enfrentar el golpe de Estado de 1976 y a la dictadura asesina de Videla-Viola, y denunciar sus apoyaturas proimperialistas, en particular la del socialimperialismo soviético, que encubría entonces su naturaleza tras la máscara del “socialismo real”. También le permitió comprender el proceso de restauración capitalista que se iniciaba en China con las reformas de Deng Xiaoping..

Su profunda comprensión y ejercicio del materialismo dialéctico lo convirtió en un gran investigador y un docente ejemplar, fino analista de las contradicciones y múltiples determinaciones de la realidad social, firme a la hora de desplegarlas sin simplificación o reduccionismo, a la vez que paciente e infatigable a la hora de explicarlas, ajeno a cualquier altanería o vanidad. No hubo aspectos de la vida social que no despertaran su atención e interés. Por eso su mirada abarcaba no sólo la historia nacional e internacional, sino también las manifestaciones de la ciencia, la filosofía, la literatura, el arte y el conjunto de las expresiones culturales. Nunca  contrapuso las  necesidades de la especialización profesional a la necesidad de poseer una comprensión de conjunto del proceso social .Cómo no recordar las reuniones familiares y/o de amigos en las que sorprendía desplegando las canciones más variadas del folklore y el tango (Leguizamón y Castilla, Ayala, Manzi y tantos otros)  hasta  Violeta Parra, Paco Ibáñez, George Brassens, Miguel Hernández, y las canciones de la revolución mexicana , la resistencia  antifascista italiana y la república española. Su erudición no era, sin embargo, genérica, sino concreta, situada, invitando a desplegar los sentidos y la comprensión.

Trabajo intenso, y vida sencilla.  Esos fueron los criterios que orientaron su práctica, plena de alegría y de pasión. Eso era lo que transmitía Claudio, lo que contagiaba. Por eso lo recordamos sus compañeros, sus colegas, la gente que lo conoció y, seguramente, los miles de estudiantes a quienes formó con amor.

Jorge Hugo Carrizo

* * *

 

LINKS CON CLAUDIO SPIGUEL

 

Dialogo Bicentenario. El Río de la Plata. Lionel Muñoz Paz y Patricia Villegas entrevistan a Claudio Spiguel y Carolina Crisorio. 2010.

«La Argentina de Hoy» a 200 años de la 1ª Independencia – Mesa Panel

Clase sobre el ascenso del primer peronismo (2015)

Clases sobre el movimiento obrero

https://youtu.be/U3Hqf5BcNLg

https://youtu.be/UDyPDD4WE1Y

https://youtu.be/VtamsfeS-r8

https://youtu.be/Qr8uy4Wi5S0

https://youtu.be/igoCnFjL4Xg

https://youtu.be/y-UVRpuDDtE

https://youtu.be/ylyI4ZVbY14

https://youtu.be/SVJ-2rSj6E4

Presentación de \»Vecinos en Conflicto\» de Leandro Morgenfeld


 

* * *

GALERÍA DE IMÁGENES

A continuación fotografías del Congreso Internacional de ADHILAC «La formación de los Estados latinoamericanos y su papel en la historia del continente». A la izquierda Claudio Spiguel (UBA, ADHILAC Argentina. A la derecha Lionel Muñoz Paz (Universidad Central de Venezuela. ADHILAC Venezuela). Fotos Carolina Crisorio.

Berlin 2014

 

 

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar Twitter: @AdhilacInfo