PRONUNCIAMIENTO DE LA

ASOCIACIÓN DE HISTORIADORES

LATINOAMERICANOS Y DEL CARIBE

ADHILAC

Nuestra América Latina tiene una larga historia de movilizaciones, resistencias, luchas y revoluciones sociales y políticas. Son particularmente importantes las que se suceden en el siglo XX, porque acompañan al avance del capitalismo en la región y expresan la reacción de los sectores sociales explotados y marginados frente al poder de capas dominantes integradas tanto por oligarquías tradicionales como por burguesías emergentes.

Pero es en Nuestra América Latina del presente cuando más agudas se han visto las confrontaciones sociales entre un bloque de elites que hicieron suyos los postulados de la economía exclusivamente empresarial, la ideología neoliberal, la subordinación al capital transnacional así como a los condicionamientos de los organismos multilaterales de crédito y también a las geoestrategias continentales del imperialismo, frente a un bloque distinto, integrado por trabajadores, campesinos e indígenas, capas medias y amplios sectores populares, afectados precisamente por la economía construida por el bloque dominante.

Ese modelo de economía neoliberal fue impuesto por los Estados terroristas del Cono Sur a partir de la década de 1970, pero prosiguió, de la mano de gobiernos civiles, de derecha social y política, durante las décadas de 1980 y 1990. Ese mismo modelo fue reimplantado en diversos países latinoamericanos, a raíz del desplazamiento de los gobiernos progresistas. De manera que, en los años recientes, en casi toda la región se expandió el derrumbe de las condiciones de vida y de trabajo para amplios sectores sociales.

Aunque los procesos históricos son lentos, la acumulación de las resistencias finalmente estalla. En Haití durante casi dos meses, la población sigue movilizada. En Ecuador, al iniciarse octubre, ocurrió el impresionante levantamiento indígena y popular. En Chile, despierta una ciudadanía, cansada de tres décadas de abusos y privilegios económicos a favor de la elite. América Latina cuestiona el camino neoliberal, en medio de gobiernos conservadores y esperanzas con los gobiernos democrático-populares.

Como historiadores latinoamericanistas observamos claramente el ascenso social contra la economía de los ricos y privilegiados. Y bajo esa comprensión, no podemos menos que solidarizarnos con los pueblos que libran sus luchas contra las cadenas del capital interno y del capital transnacional, que anhelan paz y democracias auténticas basadas en el poder de los ciudadanos sobre las elites y los gobiernos conservadores.

Comprendemos bien el camino de la soberanía e independencia de nuestros pueblos y por eso rechazamos el continentalismo americanista que los agrede, con bloqueos injustos o acciones definidas para impedir el camino económico y social que cada país anhela.

Como historiadores sensibles a los rumbos liberadores, nos solidarizamos con los hermanos latinoamericanos en sus manifestaciones y protestas legítimas. Estamos claros que un mundo distinto es posible y que Nuestra América Latina se enrumba a conseguirlo.

 Noviembre 5, de 2019

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo

Ver Presentación de ADHILAC