Por Sergio Guerra Vilaboy

El 23 de enero de 1958 cayó en Venezuela la tiranía de Marcos Pérez Jiménez, una de las aborrecidas dictaduras latinoamericanas aupadas en los años cincuenta por Estados Unidos, en el contexto de la “guerra fría”, y que el escritor dominicano Juan Bosch incluyera en su libro, Poker de espanto en el Caribe, junto a las de Trujillo, Somoza y Batista.

El ascenso de este militar venezolano comenzó cuando se involucró en 1944 en la conspiración cívico-militar contra el gobierno de Isaías Medina Angarita, quien había realizado una apertura política y dictado leyes progresistas sobre hidrocarburos y tierras, que le provocaron la hostilidad estadounidense y de la elite criolla. Derrocado Medina Angarita en 1945, el Mayor Pérez Jiménez estuvo en la Junta Militar que le sucedió en el poder y de 1948 a 1952 se encargó del Ministerio de Defensa.  En el ínterin, fue uno de los protagonistas del golpe de estado de noviembre de 1948 contra el presidente Rómulo Gallegos e integró otra vez una Junta Militar, ahora presidida por el Coronel Carlos Delgado Chalbaud, que abrió una década de regímenes castrenses caracterizados por la represión, el fraude y la corrupción.

El extraño asesinato, el 13 de noviembre de 1950, de Delgado Chalbaud, eliminó el último obstáculo que separaba a Pérez Jiménez del control total del país. Dos años después, se declaró triunfador en unos amañados comicios presidenciales que obligó a los opositores a exiliarse. El 19 abril de 1953 una Asamblea Constituyente lo juramentó como primer mandatario de la República de Venezuela, pues la nueva carta magna centralista había eliminado el nombre de Estados Unidos de Venezuela, que llevaba desde 1864, cuando se estableció el régimen federal.

La dictadura de Pérez Jiménez se benefició del extraordinario aumento de los ingresos como resultado del boom petrolero, duplicados entre 1953 y 1957, cuando llegó a representar el 71% del ingreso nacional. Estos enormes recursos fueron destinadas a fortalecer el aparato militar, así como al desarrollo de la infraestructura y obras sociales, como parte del proclamado Nuevo Ideal Nacional, dirigido a modernizar el país con edificaciones monumentales y modernas autopistas.

A pesar del espectacular auge económico y constructivo, se agudizaron las diferencias sociales y la pobreza de la mayoría de la población –incrementada por la entrada masiva de inmigrantes y la proletarización del campesinado-, lo que unido a la despiadada persecución a la oposición alentó el descontento, sobre todo después que Pérez Jiménez, ascendido sucesivamente a General de Brigada (1955) y de División (1957), intentara extender su mandato hasta 1963 mediante el manipulado plebiscito del 15 diciembre de 1957.

A los pocos días, los estudiantes universitarios se lanzaron a las calles en airadas protestas, duramente castigados por los cuerpos policiales, mientras las organizaciones clandestinas vertebraban en contra de la dictadura una Junta Patriótica, que incluía al Parido Comunista. Aunque el inesperado alzamiento liderado por el Coronel Hugo Trejo en Maracay fracasó el 1 de enero de 1958, el apoyo militar al régimen se debilitó. Finalmente, el 21 y 22 de ese mismo mes se produjeron impresionantes manifestaciones populares, procedentes sobre todo de los barrios humildes de los cerros de Caracas, y se declaró una huelga general. En la madrugada del día 23, mientras los militares rebeldes tomaban el Palacio de Miraflores, así como las emisoras de radio y televisión, Pérez Jiménez huía del país en avión con toda su familia.

Un papel especial en estos acontecimientos le cupo al Contraalmirante Wolfgang Larrazábal, a la sazón jefe de la Marina, quien quedó al frente del gobierno provisional, convertido pronto en un carismático líder popular. A ello contribuyó qué, durante su breve mandato, consiguió reducir el desempleo, aumentar sustancialmente los ingresos del Estado, legalizar los partidos disueltos por la dictadura, promover el regreso de los exiliados, intervenir las propiedades de Pérez Jiménez y democratizar el sistema electoral. También Larrazábal sobresalió por su respaldo a los revolucionarios cubanos encabezados por Fidel Castro, facilitando sus campañas públicas en Venezuela e incluso el envío de recursos y armas, como el avión bimotor C-46 que llegó el 8 de diciembre de 1958 a la propia Sierra Maestra. Ello explica que el 23 de enero de 1959, en el primer aniversario de la caída de Pérez Jiménez, Fidel Castro visitara Caracas para agradecer el respaldo venezolano a la Revolución Cubana, ocasión en que recibió un apoteósico recibimiento popular, solo comparable al que se había producido quince días antes en su entrada triunfal en La Habana.

Fuente: informefracto.com 24 de enero de 2020

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo

Ver Presentación de ADHILAC