Por Sergio Guerra Vilaboy

El fracaso de la conspiración de los Soles y Rayos de Bolívar y de los planes de una expedición conjunta colombo-mexicana, que tratamos en notas recientes de Madre América, no desalentaron nuevos esfuerzos para la independencia de Cuba. Las amenazas de reconquista tejidas en La Habana por las autoridades coloniales españolas revitalizaron en México, a fines de los años veinte, proyectos libertarios que involucraban a la sociedad secreta de la Gran Legión del Águila Negra.

Esta logia yorkina había surgido el 30 de mayo de 1823 en Puente de la República (Veracruz) por iniciativa de Guadalupe Victoria, entonces Comandante General de Xalapa, y el habanero Simón de Chávez, un ex fraile betlemita que era coronel del ejército mexicano. La Gran Legión del Águila Negra estaba dirigida a “la libertad general de las Américas” y a respaldar los planes para le emancipación cubana. En otra reunión de esta sociedad secreta en Xalapa, el 8 de junio de1824, se adoptaron acuerdos para favorecer las actividades revolucionarias ante la partida a la capital del primer jefe o “Varón Fuerte”, Guadalupe Victoria, para asumir la presidencia de México.

No fue hasta mucho tiempo después que viajó a La Habana el músico José Rubio, con la copia del acta fundacional de la Gran Legión del Águila Negra, que entregó a Manuel Rojo, con el propósito de que sirviera para vertebrar la sociedad en Cuba, cuando arreciaban los planes hispanos para la reconquista de México. Ante la persistente amenaza a su soberanía, el secretario mexicano de Guerra y Marina, Manuel Gómez Pedraza, consiguió autorización del legislativo, el 12 de mayo de 1828, para “disponer la salida de las tropas nacionales con el objetivo de llevar la guerra hasta el interior de la isla de Cuba”. Ni siquiera las complicaciones políticas internas de México, tras el ascenso a la presidencia de Vicente Guerrero, o la derrota de la expedición de reconquista española de Isidro Barradas en Tampico, el 11 de septiembre de 1829, impidieron continuar con los esfuerzos mexicanos para liberar a la isla vecina.

Como prueba de ello, el presidente Guerrero envió al coronel José Ignacio Basadre en busca de la colaboración del mandatario haitiano, Jean Pierre Boyer, quien aceptó participar en la invasión a Cuba. La propuesta era más radical que los anteriores, pues se proponía sublevar a la mayoritaria población cubana mulata y negra, incluyendo a los esclavos. El propio Guerrero acababa de abolir la oprobiosa institución en México (16 de septiembre de 1829), lo que facilitaba la concertación de una alianza con Haití para liberar a Cuba.

Fue precisamente esa posibilidad lo que más alarmó al gobierno de Estados Unidos, presidido por Andrew Jackson, por lo que de nuevo el gobierno norteamericano se opuso a la independencia cubana. Así se lo comunicó a México, el 30 de noviembre de 1829, el secretario de Estado norteamericano Martin Van Buren, al considerar que “semejante plan sería horroroso por las calamidades que de él podrían desprenderse. Incluso afectaría las colonizaciones de la costa sur de los Estados Unidos y por ello habría que impedir que se llevara a cabo un levantamiento de semejante naturaleza en la isla cubana. El presidente de los Estados Unidos ordenaba que se aprovecharan todas las ocasiones que se presentaran para hacer entender al gobierno mexicano que los Estados Unidos estaban contrapuestos a que se hiciesen semejantes intentos”.

Por si la presión diplomática no fuera suficiente, Estados Estados Unidos informó al Capitán General de Cuba, Francisco Dionisio Vives, de la conspiración de la Gran Legión del Águila Negra. A pesar de la compartimentación de los complotados, las autoridades españolas detuvieron a decenas de personas –seis fueron condenadas a muerte-en La Habana, Remedios, Guanajay, Trinidad, Santiago y Puerto Príncipe (Camagüey). La deposición de Guerrero, el 18 de diciembre de 1829, y la repercusión en España de la revolución anti absolutista de julio de 1830 en Francia, que llevaron a Fernando VII a abandonar sus sueños de reconquista, cerraron la última tentativa de emancipar a Cuba durante el ciclo independentista hispanoamericano.

Fuente: www.informefracto.com – 3 de septiembre de 2020

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo

Ver Presentación de ADHILAC