Hace ahora dos siglos, Henri Christophe, el valeroso líder negro que contribuyó de manera decisiva al fin de la esclavitud y a la independencia de Haití, se quitó la vida, con un disparo en el corazón, en el Palacio de Sans Souci. Era el 8 de octubre de 1820 y el estado monárquico que había fundado y gobernado durante más de una década se derrumbaba como magistralmente describe Alejo Carpentier en su conocida novela El reino de este mundo (1940).

Chrisptophe había llegado como esclavo doméstico a Saint Domingue desde San Cristóbal, pequeña isla caribeña donde nació en 1767. Conseguida su libertad, participó casi niño en la guerra de independencia de las trece colonias inglesas de Norteamérica en las tropas de pardos y morenos al servicio de Francia. En 1791 apoyó la rebelión en Saint Domingue de la “gente de color”, como se llamaba a los mulatos y negros libres, que exigían la igualdad proclamada por la Revolución Francesa, y llegó a combatir junto a trescientos negros cimarrones, apodados “los suizos” para burlarse de la guardia real de Luis XVI.

En agosto de ese año, Christophe se sumó a la sublevación de los esclavos en el norte de Saint Domingue y después se puso al servicio de Madrid contra los franceses, en las denominadas Tropas Auxiliares del ejército español. Cuando Francia abolió la esclavitud (1794), Christophe, como Toussaint Louverture y Jean Jacques Dessalines, dejó la colaboración con España y respaldó a la república francesa. Sobresalió como jefe militar en la lucha contra los ocupantes españoles e ingleses, que fueron expulsados de Saint Domingue, y luego en la posterior contienda intestina contra las tropas de los propietarios mulatos.

Al desembarcar en enero de 1802 el ejército del general Leclerc, encargado por Napoleón de recuperar la colonia y restablecer la esclavitud, el general Christophe defendió la ciudad de El Cabo, la que incendió antes de abandonarla, aunque debió aceptar la tregua pactada por Louverture, que duró de mayo a octubre de ese año. Reiniciada la lucha, Christophe se unió con sus hombres a la sublevación generalizada por todo Saint Domingue que conduciría a la derrota del colonialismo francés y la proclamación de la independencia de Haití (1804).

Después del asesinato de Dessalines en 1806, Christophe lo sustituyó, en medio de las luchas por el poder entre la vieja élite mulata y la emergente de los generales negros. Al año siguiente, la región meridional de Haití quedó bajo el dominio de los primeros, que eligieron a Alexander Petion como presidente, mientras el área septentrional, a la que se unió el nordeste y el Artibonite, se mantuvo bajo la conducción de Christophe. Siguiendo a Dessalines, que imitando a Napoleón se había proclamado emperador, restableció la monarquía y se coronó como Henri I (1811).

Durante su gobierno, Christophe repartió a sus oficiales, acorde a su grado militar, los cañaverales, molinos de azúcar y cafetales del antiguo centro de la riqueza de Saint Domingue. Para impulsar la recuperación de las exportaciones implantó en 1812 un severo código que obligaba a trabajar en las plantaciones, bajo disciplina militar, a los antiguos esclavos. Con los recursos obtenidos con la reanimación de la economía, muy superiores a los que entonces conseguía el sur, Henri I pudo terminar la monumental fortaleza de la Citadelle Laferriére, concebida para enfrentar una nueva invasión francesa, y construyó para el gobierno el lujoso Palacio de Sans Souci. Al mismo tiempo, sus generales, ahora con títulos nobiliarios otorgados por el propio Henri I, levantaban mansiones como el palacete “de las 365 puertas” de Petit-Riviere en el Artibonite. 

Pero el rígido sistema implantado por Christophe no pudo resistir el desplome de las exportaciones de azúcar y el creciente descontento de los explotados trabajadores rurales, pues muchos huían a la república sureña, atraídos por la política igualitarista del presidente Petion. Para atajar el descalabro, el monarca repartió tierras a los peones, lo que le enajenó el apoyo de la nobleza negra que había fomentado. Durante el caluroso verano de 1820 por todas partes estallaron sublevaciones y Henri I quedó paralítico de una repentina apoplejía, mientras su reino se desmoronaba como un castillo de naipes.

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo

Ver Presentación de ADHILAC