María Cecilia Tonon

Invitada de la Universidad Complutense de Madrid fue expulsada en el aeropuerto internacional de Barajas

I. REPUDIO DE ADHILAC

La Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe desea expresar su terminante repudio por la deportación de la Lic. María Cecilia Tonon de la Universidad Nacional del Litoral de la Argentina. La docente está culminando su doctorado en la Universidad Nacional de Rosario y viajó a España invitada para realizar una pasantía de investigación en la Universidad Complutense de Madrid. Tras el maltrato y expulsión que recibió en el aeropuerto de Barajas  perdió su embarazo.

La discriminación negativa y las agresiones contra las minorías no son hechos novedosos. En los últimos años han cobrado una dimensión y virulencia notable. Sin duda el contexto de crisis internacional es una de las causas. Esta crisis, generada por las grandes empresas monopolistas y el capital financiero está siendo pagada por los trabajadores. Europa y Estados Unidos han concurrido a socorrer a las grandes corporaciones, bancos y financieras a costa de los sectores subalternos. A su vez, los países más industrializados han endurecido sus políticas migratorias con muros reales, caso Estados Unidos-México, o virtuales expresados tanto en los controles fronterizos como en las calles. Entre los aeropuertos más destacados en el maltrato a los pasajeros provenientes del «sur»  sobresalen los españoles pero no son los únicos.

Por lo tanto, rechazamos las políticas de exclusión y la violación de los derechos humanos implementadas en la Unión Europea y Estados Unidos y solicitamos el debido esclarecimiento de los abusos y perjuicios sufridos por la Lic. María Cecilia Tonon.

Sergio Guerra Vilaboy: Universidad de La Habana. Presidente de ADHILAC Internacional.

Carolina Crisorio: FCE. UBA. Vicepresidente de ADHILAC Internacional. Presidente de ADHILAC Argentina

Norberto Aguirre: FCE. UBA. ADHILAC Argentina

Cristina Mateu: FCE. UBA. ADHILAC Argentina

Ruben Laufer: FCE.UBA. ADHILAC Argentina

II. EXPULSIÓN DE LA HISTORIADORA MARÍA CECILIA TONON

Soy María Cecilia Tonon, Licenciada en Historia, docente de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Universidad Nacional del Litoral. En agosto del presente año tuve la oportunidad de obtener una beca en el marco del Programa de Becas de Movilidad Docente a Madrid (España) del Ministerio de Educación de la Nación para realizar una pasantía de investigación en la Cátedra de Memoria Histórica del siglo XX, dirigida por el Dr. Julio Arostegui, de la Universidad Complutense de Madrid. La misma se desarrollaría entre el 3/10/2010 y el  4/12/2010. Por motivo de salud, tuve que aplazar mi viaje por una semana, concretando finalmente el vuelo el 10/10/2010. Llegué al aeropuerto de Barajas aproximadamente a las 14.00 hora de Madrid, y en  cuando presento mi pasaporte y me consultan sobre el motivo del viaje, les explico que se trata de la realización de una pasantía de investigación en la Universidad Complutense de Madrid y le entrego la carta de invitación que el profesor Arostegui había confeccionado.

Seguidamente me solicitan el tiempo de estadía y el  lugar de residencia, que yo confirmo anexándole la constancia del Colegio Mayor Argentino en el que constan todos los datos. Finalmente, me consultan cuánto dinero llevo, al que yo respondo con la suma de 1200 euros. Luego, el oficial me retiene el pasaporte y me dice que me siente a un costado que sus “compañeros” me iban a hacer una entrevista, luego de lo cual yo pregunto si había algún problema y me responde con el mismo argumento.

Sin mediar otras palabras, hago lo que me dicen y luego de una espera de alrededor de 45 – 60 minutos, me llama un encargado del control (que “no me puede decir su nombre” y que responde al nº 96888). Allí me dice que “algunas embajadas creen que por tratarse de un período de estadía menor a los tres meses, no se requiere visa, pero que en caso de estudio, la leyes españolas requiere el visado de estudio”. Ante esa respuesta, yo contesto que mi llegada a España no es por razones de estudio, sino que soy docente de una Universidad Argentina, que fue invitada por una cátedra de una Universidad madrileña para realizar una pasantía de investigación. Haciendo caso omiso a mi explicación, me dice que tengo que esperar porque iba a tener otra entrevista y que a partir de allí su “jefe” iba a determinar. Luego de un nuevo tiempo de espera, me llevan a otra oficina, me piden que deje mis objetos personales que guardan en un cuarto y que espere que ya me iban a llamar.

Luego de un larga espera, me vuelve a llamar el mismo agente y me dice que me iba a tomar un declaración que para ello el gobierno español me había asignado una abogado y que sino yo podría buscar otro (¿!) para que esté presente y certificara la realización de la toma de declaración. Durante el interrogatorio me realizan las siguientes preguntas:

-motivos de mi viaje. [Volví a repetirle lo que le expliqué en la primera entrevista]

-el tiempo y el lugar de estadía [idem anterior]

-si iba a percibir algún tipo de remuneración por  mi trabajo [le dije que de ninguna manera, y que mi viaje había sido financiado completamente por el Ministerio de Educación de la Nación en el marco del Programa de Becas de Movilidad Docente a Madrid]

-con qué dinero contaba para mantenerme los dos meses [le repetí los 1200 euros, además de un dinero personal en una cuenta bancaria, tarjetas de crédito, etc.]

-por qué si le estadía empezaba el 3/10 yo recién había arribado el 10/10. [Les expliqué que se trató de un problema de salud. Allí no me animé a entregarle el certificado médico que llevaba porque no sabía si me iba  ayudar o sería más contraproducente aún…]

-por qué si la beca terminaba el 04/12, mi pasaje era recién para el 10/12 [le expliqué que era la fecha en que había conseguido un pasaje promocional]

Finalmente volví a recalcar que mi viaje no se encuadraba dentro de un curso de estudio, sino que como otros colegas que vinieron con la misma beca, se trataba de un intercambio docente entre universidades.

Luego de revisar la declaración, procedí a firmarla y me dijo que no podía ser admitida por faltarme ese visado. Luego de esa repuesta, le pregunté si había alguna solución posible, que quería hablar con la Embajada, que si tenía algún sentido hablar con mi Embajada o era ya una decisión tomada. Lo que me responde es que yo podía hacer las llamadas que creía conveniente, que la embajada se podía poner en comunicación, y en ese momento desde un escritorio más atrás, otro oficial que seguramente debía ser el “jefe” y que había participado silenciosamente de toda la situación, comenta en voz bien alta: “la embajada puede hablar todo lo que quiere, pero quien decide el la POLICÍA ESPAÑOLA”.

Al término de esa frase contundente, comprendí que había poco que hacer. Me ofrecieron la posibilidad de recusar vía legal la denegación de entrada a la que accedí inmediatamente porque estaba segura que estaban cometiendo un error.
Posteriormente me llevaron a la sala de inadmitidos. A todo esto ya habían pasado como cuatro horas de mi llegada, sin poder tomar ni comer nada. Allí había una asistente social que lo único que hacía era venderte unas tarjetas telefónicas por cinco euros. Traté comunicarme con la Embajada, pero por el feriado me respondía sólo un contestador telefónico. Dejo el mensaje.

Al tiempo me llama el Cónsul General Adjunto, J. Eduardo Valenzuela, que me dijo que sabía de mi situación, que no podía hacer nada porque la leyes españolas estipulaban el visado en caso de estudio, a partir de lo cual yo procedo a explicarle que yo no vengo por estudio y todas las mismas explicaciones que les había hecho a la policía española. Me dice que la única institución que puede tener injerencia en este caso es la Universidad Complutense de Madrid porque era la institución española que podía mediar en mi situación. Intento llamar a los teléfonos de la UCM, pero no hay nadie, también en virtud del feriado.

Posteriormente llamo al Colegio Mayor Argentino explicándole mi situación y debo decir que fueron los únicos que intentaron por todos los medios tratar de solucionar mi situación. Inclusive se contactaron con el profesor Arostegui que estaba en ese momento en Francia y que luego llamó a la Policía de Frontera para explicarle la situación. Hicieron caso omiso a su intervención y le dijeron que no había posibilidad de resolver mi caso.

A las 21.30 recibo los dos últimos llamados del profesor Aróstegui (UCM) y del Sr. Horacio Fazio (CMA), que hasta último momento intentaron por todos los medios a su alcance resolver la situación.

A las 21.45 me vinieron a buscar dos agentes, me dieron mis pertenencias, y me acompañaron hacia el avión. Ni siquiera me devolvieron en mano mi pasaporte, se lo dejaron al Jefe de Cabina.

De esta situación sólo me queda una amarguísima experiencia. La vivencia de la humillación, la indefensión, la impotencia, la prepotencia, la incoherencia, la desidia, el abuso de poder…

¿Cómo volver después de esto? ¿Con qué ánimo moral? ¿Con qué certezas? ¿Quién puede asegurarme de no caer nuevamente en las estrategias de par de sujetos que se creen todopoderosos por llevar una placa, un arma y son la “autoridad” y que si se les ocurre usan las leyes como quieren para mandarme de vuelta como si fuera un reo pueden hacerlo y nadie pueda hacer NADA? En un momento de la conversión telefónica, el Cónsul Adjunto me dijo: “mire, aquí pasan cientos de turistas y cada tanto toman a algunos al azar…esta vez le tocó a Ud.…” Ante esta frase: ¿qué me quedaba? La amarga realidad. Me tocó a mí. En otra oportunidad, ¿a quién le “va tocar”? ¿Quién me/nos asegura como ciudadanos argentinos, entonces, que “no me/nos vuelva a tocar”? ¿Alguien puede darme una respuesta?

III. Curriculum Vitae de  María Cecilia Tonon

Licenciada en Historia, egresada de la Universidad Nacional del Litoral (UNL). Es Jefa de Trabajos Prácticos de la cátedra “Formación Mundo Moderno I” con extensión a  “Sociedades Medievales” en la carrera Profesorado y Licenciatura en Historia  (Facultad de Humanidades y Ciencias, UNL). Ha realizado un postgrado en Ciencia Política y Sociología en Flacso (Sede Bs. As.) Actualmente está  realizando un doctorado en Ciencia Política en la Facultad de Ciencias Políticas de la Universidad Nacional de Rosario, encontrándose en su etapa final de presentación del informe. En el marco de esta formación de posgrado ha recibido una beca de Doctorado para docentes-investigadores de la Universidad Nacional del Litoral. Es investigadora del equipo correspondiente al proyecto CAI + D “Acción y dispositivos de control social en el escenario santafesino”, radicado en la Facultad de Humanidades y Ciencias de la UNL (Santa Fe, 2006-2011). Fue integrante de los Seminarios Internos del “Programa de Historia Política”, radicado en el Instituto de Investigaciones Gino Germani – Universidad de Buenos Aires (Buenos Aires, 2006-2008). Ha expuesto y publicado artículos en diferentes Jornadas y Congresos del país. Ha publicado dos libros sobre temas sindicales y culturales del ámbito rafaelino (1).  Como otros antecedentes laborales cabe mencionar su participación como asesora y coordinadora en Estudios de Gestión de la Municipalidad de Rafaela (2004-2006), en el Programa “Diputados por un día”, de la Cámara Legislativa de la Provincia de Santa Fe (2005-2007), y en del Proyecto Integral “Hacer escuela” del Ministerio de Educación de la Provincia de Santa Fe (2009).

(1) Rafaela, provincia de Santa Fe, Argentina

NOTA: Los docentes de la Universidad Nacional de Litoral redactaron un comunicado de repudio.

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo