Breve historia de ADHILAC

Sergio Guerra Vilaboy, Universidad de La Habana (Cuba)

En 1974 un grupo de historiadores mexicanos o residentes en México, entre los que figuraban Andrea Sánchez Quintanar, Susy Castor y Juan Brom, preocupados por los escasos vínculos existentes con sus colegas de los diferentes países de América Latina y el Caribe, convocaron, bajo el auspició de la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), al Primer Encuentro de Historiadores Latinoamericanos.

A esta reunión fundacional asistieron unos 40 representantes de diferentes países de América Latina –muchos de ellos refugiados entonces en México debido al acoso de las dictaduras militares de derecha que dominaban el panorama continental- y un nutrido grupo de historiadores mexicanos. El cónclave se efectuó del 12 al 16 de julio de 1974 en la Facultad de Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Al término del Primer Encuentro, el 16 de julio, sus organizadores y asistentes, en sesión plenaria, debatieron sobre la necesidad de constituir una organización permanente de historiadores latinoamericanos, con vistas a asegurar la continuidad de los trabajos y el intercambio. La propuesta fue aprobada y dio lugar a la creación de una asociación gremial de los historiadores de Nuestra América que impulsara el desarrollo de las ciencias históricas y procurara mejorar las comunicaciones, contactos y las propias condiciones de trabajo de estos profesionales. De esta forma nació la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC).

A partir de este impulso inicial, la asociación ha seguido un proceso ascendente de organización, aunque desigual y con altibajos, cuyo principal logro ha estado en la celebración periódica de los Encuentros de historiadores latinoamericanos y caribeños y la promoción de diversas actividades por sus secciones nacionales, allí donde están constituidas con carácter permanente.

En esta propia reunión de 1974 se aprobó también la formación de un Comité Organizador Provisional encabezado por el profesor Alfonso García Ruíz de México –quien también había dirigido la Comisión Organizadora del Primer Encuentro-, encargada de crear e impulsar a la ADHILAC. Gracias a sus gestiones, se consiguió desarrollar un II Encuentro, del 20 al 26 de marzo de 1977, organizado por la Escuela de Historia de la Universidad Central de Venezuela, con el respaldo de la Universidad del Zulia y el gobierno venezolano. Alrededor de 400 delegados y observadores de diferentes países, incluyendo participantes del Caribe –entre ellos los ya desaparecidos historiadores Manuel Moreno Fraginals y Francisco Pérez Guzmán, los primeros cubanos en incorporarse a las actividades deADHILAC- se dieron cita en Caracas.

Las ponencias de este congreso, celebrado en la Sala de Armas del Círculo Militar de Caracas, fueron después editadas por los organizadores venezolanos encabezados por Germán Carrera Damas. Consideraciones de carácter interno no facilitaron todavía la elección de un Consejo Directivo y, por tanto, continuó la Comisión Gestora encargada ahora de la organización de un III Encuentro.

Del 1 al 6 de junio de 1981 se celebró en la ciudad de Quito el III Encuentro preparado por la Universidad Central del Ecuador con la participación de unas 350 personas, entre historiadores y profesores de historia, que discutieron 42 ponencias. Hechos significativos de este III Encuentro fueron la elección del primer Consejo Directivo de la Asociación –que sustituyó a la Comisión Gestora que hasta entonces presidía a la entidad- y la aprobación de los estatutos de la ADHILAC, que de este modo quedaba plenamente instituida.

El primer Consejo Directivo quedó encabezado por Francisco Pividal Padrón (Cuba) como Presidente y Jorge Núñez Sánchez (Ecuador) en calidad de Secretario Ejecutivo. Los demás integrantes de la Comisión Ejecutiva, como vicepresidentes, fueron Eduardo Arcila Farías (Venezuela), Enrique Semo (México), Severo Martínez Peláez (Guatemala), Roberto do Amaral Lapa (Brasil), Mario Miranda Pacheco (Bolivia) y Lucia Sala (Uruguay). En esta propia reunión se aprobó impulsar un trabajo de investigación sobre la enseñanza de la historia de América Latina, cuyo proyecto fue elaborado posteriormente en México y ratificado en el Encuentro de 1983.

Después del congreso el primer Presidente de ADHILAC Internacional, Francisco Pividal, abrió una oficina permanente de la Asociación en la Casa de las Américas de ciudad de La Habana y realizó una extensa gira por países de América Latina y el Caribe promoviendo la creación de secciones nacionales o comités de gestión de la ADHILACe invitando a sus miembros a concurrir al siguiente Encuentro convocado en Cuba.

El IV Encuentro de ADHILAC se celebró en la ciudad de Bayamo, Cuba, del 23 al 26 de julio de 1983, con el respaldo de diversas instituciones cubanas, entre ellas el Ministerio de Cultura, la Academia de Ciencias, la Universidad de La Habana, la Casa de las Américas, el Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos (ICAP) y otras, bajo el lema “Bolívar: una tribuna de lucha por la integración latinoamericana”, en ocasión del bicentenario del nacimiento del Libertador. Asistieron 114 delegados de 23 países cuyos gastos de pasajes y estancias fueron cubiertos totalmente por el Comité Organizador cubano. En esta reunión, donde se debatieron unas 85 ponencias, se eligió una nueva directa, que quedó de nuevo presidida por Francisco Pividal Padrón (Cuba) y Jorge Núñez Sánchez (Ecuador) como Secretario Ejecutivo y los ecuatorianos Leonardo Espinoza, Enrique Ayala y Juan Paz y Miño miembros del Secretariado.

Además fueron elegidos como vicepresidentes Margarita Moreno Bonett (México), Juan Albarracín Millán (Bolivia), Jimmy Avilés (Nicaragua), José Ribeiro Junior (Brasil), Alvaro Tirado Mejía (Colombia) y James Millete (Trinidad y Tobago). También se aprobó una declaración política de los participantes, elaborada por Eugenia Meyer (México), Mario Monteforte Toledo (Guatemala) y Sergio Guerra Vilaboy (Cuba), la que fue leída en la sesión de clausura por el distinguido intelectual mexicano Pablo González Casanova. En este Encuentro se acordó el cobro de una cotización anual de diez dólares por cada miembro de ADHILAC.

Durante el mandato de esta directiva se celebró en México, del 26 al 28 de noviembre de 1984, un Coloquio Interdisciplinario sobre Investigación Histórica y Docencia de la Historia, que contó con una amplia representación de historiadores latinoamericanos, y un concurso de Tesis sobre Historia de América Latina y el Caribe que fue ganado por Gerardo Sánchez de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo. En noviembre de 1985 la directiva electa en Bayamo tuvo una reunión en la ciudad de La Habana.

El V Encuentro de ADHILAC se efectuó en Sao Paulo, Brasil, del 22 al 26 de octubre de 1990, con el título de “Dilemas y desafíos de la historiografía latinoamericana actual” y su organización estuvo bajo la responsabilidad del Centro de Estudios Latinoamericanos (CELA), de la Universidad del Estado de Sao Paulo (UNESP) y contó con el apoyo de las universidades de Sao Paulo (USP) y Campinas (UNICAMP) y el Fondo Estadual de Investigaciones Científicas (FAPESP). La coordinación de este Encuentro estuvo a cargo del historiador brasileño John Manuel Monteiro.  Asistieron más de 300 personas y se recibieron unas 127 ponencias.

En este cónclave se eligió otra directiva que quedó presidida por el doctor Jorge Núñez Sánchez (Ecuador) y un Secretariado Ejecutivo encabezado por Manuel Moreno Fraginals e integrado como vocales por Olga Cabrera, Oscar Zanetti Lecuona y Sergio Guerra Vilaboy, todos de Cuba. Las vicepresidencias fueron ocupadas por John Manuel Monteiro (Brasil), Margarita Moreno Bonett (México), James Millete (Trinidad y Tobago), Ricaurte Soler (Panamá), Hilda Iparraguirre (México) y Wilma Derpich (Perú).

El VI Encuentro de la ADHILAC se celebró entre el 30 de mayo y el 3 de junio de 1994 en la ciudad de Querétaro, México, que fue al mismo tiempo el V de la Sección Mexicana de la ADHILAC, con el título de “América Latina y el Caribe: dos décadas de reflexión histórica”.  Esta reunión, organizada por la sección mexicana de la ADHILACpresidida entonces por Norma de los Ríos, contó con el apoyo del Gobierno del Estado de Querétaro, la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y la Universidad Autónoma de Querétaro.

El Encuentro confirmó a la ADHILAC como el mayor foro de debates de la comunidad de historiadores de América Latina y el Caribe: se presentaron más de 200 ponencias y se congregaron unos 400 participantes. El congreso fue clausurado por una conferencia magistral del historiador argentino Sergio Bagú titulada “Perspectivas de la historiografía latinoamericana”. Aquí se eligió una nueva directiva presidida por Enrique Semo (México), un Secretariado Ejecutivo encabezado por José Luis Avila (México) con Mauricio Archila (Colombia), Salvador Morales (Cuba) y Pedro Pablo Rodríguez (Cuba) en calidad de adjuntos y dos vocales, Guillermo Beato (Argentina) y Víctor Orozco Orozco (México) y como vicepresidentes Juan Paz y Miño (Ecuador), Nydia Sarabia (Cuba), John Manuel Monteiro (Brasil), Ernesto Yepes del Castillo (Perú), Ricaurte Soler (Panamá) y Guillermo Bravo (Chile). Entre las modificaciones aprobadas aquí estuvo la supresión de la cuota de diez dólares anuales para poder ser miembro de laADHILAC, dejándose a las secciones nacionales en libertad para establecer su monto y disponer de esos ingresos.

El lapso trascurrido desde la celebración del VI Encuentro de la ADHILAC en Querétaro, en junio de 1994, así como la no existencia de perspectivas inmediatas para la realización de una nueva reunión de esa naturaleza, aconsejaron considerar la celebración del III Congreso de Historiadores Latinoamericanistas de Pontevedra, como un marco propicio para incorporar nuevos miembros a la organización y renovar su directiva internacional. Con la anuencia del Presidente de la ADHILAC, Enrique Semo, y de otros miembros de la directiva en funciones, se decidió convocar a esta reunión de los miembros de la Asociación presentes en el Congreso –y de quienes desearan adherirse a ella- para que, haciendo las veces de VII Encuentro, se procedieras a renovar y revitalizar la ADHILAC, colocándola en condiciones de alcanzar los elevados fines para los que fue creada. En este cónclave, desarrollado del 22 al 26 de octubre de 2001, participaron más de 300 historiadores de 116 instituciones y 27 países.

Por este motivo, el 26 octubre del 2001 fue elegida una nueva directiva que quedo presidida por Arístides Medína Rubio (Venezuela) y Sergio Guerra Vilaboy (Cuba) como Secretario Ejecutivo, y que tuvo como vicepresidentes a Juan Paz y Miño (Ecuador), Alejo Maldonado Gallardo (México), Roberto González Arana (Colombia) y Jose Luis Beired (Brasil). Como vicepresidentes alternos fueron elegidos Belin Vázquez (Venezuela) y Teresa Aguirre (México) y vocales del Secretariado Ejecutivo Pedro Pablo Rodríguez (Cuba), Norma de los Ríos (México) y Beatriz Carolina Crisorio (Argentina). La asamblea de ADHILAC reunida en Pontevedra escogió a Caracas como sede de su VIII Encuentro Internacional y aprobó varias reformas a sus Estatutos.

Posteriormente, entre los días 1 y 6 de diciembre de 2004, en el marco del “Encuentro Mundial de Intelectuales en defensa de la humanidad”, reunido en Caracas, se celebró una mesa “En defensa de la memoria”, en la que participaron decenas de historiadores de diferentes países convocados por la ADHILAC, oportunidad en que se reunió la actual directiva. En este importante evento internacional se acordó convocar al VIII Encuentro de la ADHILAC en la Biblioteca Nacional de Venezuela, en la propia Caracas, en octubre de 2007, con el auspicio del Ministerio de Cultura de la República Bolivariana de Venezuela.

Los días 10, 11 y 12 de octubre de 2007 se celebró en Caracas el VIII Encuentro Internacional de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC), en el que participaron alrededor de 250 ponentes procedentes en su mayoría de Venezuela, pero también de México, Nicaragua, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Cuba, Puerto Rico, República Dominicana, Haití, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina, Estados Unidos, España y Alemania.

La secretaría ejecutiva de ADHILAC, con la cooperación de un equipo de apoyo, trabajó en la organización de este VIII Encuentro durante más de un año; estableció 44 mesas de trabajo en las que se discutieron los trabajos que se presentaron, y promovió el título de profesor honoris causa para el Dr. Miguel León Portilla por la Universidad Bolivariana de Venezuela (Ver)

En la inauguración de este foro, celebrado en la Biblioteca Nacional de Venezuela y con la presencia, entre otras personalidades del Arq. Farruco Sesto, ministro del Poder Popular para la Cultura y el Dr. Luis Acuña, ministro del Poder Popular para la Educación Superior, el Dr. Miguel León Portilla pronunció una conferencia magistral a la que la asamblea, de pie, le tributó una larga ovación. Durante las sesiones del evento fue presentado el clásico libro del doctor Miguel León Portilla, Visión de los vencidos, a quien la Universidad Bolivariana de Venezuela otorgó el título deProfesor Honoris Causa.

La asamblea de la ADHILAC, reunida en Caracas, aprobó reformas en los estatutos de la Asociación –que entre otros modifica la estructura y de la directiva y permite el ingreso a la Asociación de los historiadores latinoamericanistas de otros países- y aprobó la realización en el 2010 de su IX Encuentro en la ciudad de Santa Marta (Colombia) y delX en Guadalajara (México). También fue elegida una nueva directiva internacional que quedó integrada por José María Muriá de México como Presidente, Sergio Guerra Vilaboy de Cuba como Secretario Ejecutivo y como vicepresidentes Alejo Maldonado Gallardo de México, Roberto Cassá de República Dominicana, Roberto González Arana de Colombia, Lionel Muñoz Paz de Venezuela, Juan Paz y Miño Cepeda de Ecuador, Beatriz Carolina Crisorio de Argentina, Alberto Gullón Abao de España  y Jane Soras de Almeida de Brasil. Como miembros del secretario ejecutivo también fueron elegidos Jorge Elías Caro de Colombia, Gribbsmirey Sivira de Venezuela y Pedro Pablo Rodríguez de Cuba. La última acción del Encuentro de Caracas fue la aprobación de una declaración pública de la ADHILAC.(Ver)

En esta ocasión se confirió la condición de miembros de honor de la Asociación a los destacados historiadores Miguel León Portilla de México y Arturo Andrés Roig de Argentina, presentes en la asamblea.

Los días del 15 al 18 de septiembre de 2009 se desarrolló en Cadiz, España, con el coaupicio de la ADHILAC y la Asociación Española de Americanistas Españoles (AEA), el congreso internacional “La constitución gaditana de 1812 y sus repercusiones en América”, que congregó a más de 130 historiadores españoles, europeos y latinoamericanos. La conferencia magistral de clausura fue pronunciada por el profesor Franklyn W. Knight. También en Cádiz tuvo lugar la reunión de la directiva de adhilac que, entre otros acuerdos, aceptó la renuncia del presidente José María Muriá, presentada en agosto de 2008, y posponer la elección del nuevo presidente al próximo Encuentro de ADHILAC en Santa Marta, así como renovar la página web de la ADHILAC y dar pasos para la celebración del X Encuentro de la ADHILAC en Santo Domingo, República Dominicana, en 2011, en sustitución de la anterior sede propuesta de Guadalajara.

Entre los días 25 al 29 de mayo de 2010 se desarrolló en la histórica Quinta de San Pedro Alejandrino, en Santa Marta (Colombia), última morada del Libertador Simón Bolívar, el IX Encuentro Internacional de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) con la participación de más de tres centenares de historiadores de más de veinte países de América y Europa. La conferencia inaugural estuvo a cargo del doctor Otto Morales Benítez, destacado historiador colombiano, mientras la de clausura fue dictada por el profesor Jorge Núñez Sánchez de Ecuador, ex presidente de la ADHILAC. Ambos conferencistas fueron nombrados durante el IX Encuentro miembros de honor de la ADHILAC. En la asamblea general de la Asociación, celebrada el 28 de mayo de 2010 fue aprobada la realización del X Encuentro Internacional de la ADHILAC en la ciudad de Santo Domingo, del 14 al 17 de junio de 2011, y se seleccionó a Viena (Austria) como sede del XI Encuentro Internacional, donde también deberá renovarse la directiva escogida en Santa Marta. Al final del cónclave fue elegida por la membresía una nueva directiva internacional de la ADHILAC, integrada por Sergio Guerra Vilaboy (Cuba) como presidente, Alejo Maldonado Gallardo (México), Altagracia Fernández (República Dominicana), Roberto González Arana (Colombia), Lionel Muñoz (Venezuela), Juan Paz y Miño (Ecuador), Beatriz Carolina Crisorio (Argentina) Vera Lucia Vieira (Brasil) y Alberto Gullón (España), en calidad de vicepresidentes, y como secretario ejecutivo Jorge Elías Caro (Colombia), quien tendrá de vocales a Pedro Pablo Rodríguez (Cuba), Cristian Cwik (Austria) y Elizet Payne (Costa Rica).

Todos los Encuentros realizados hasta el momento han arrojado, sin duda alguna, fructíferos resultados. En ellos se han recogido, a través de ponencias y discusiones, las mejores experiencias de los investigadores y profesores asistentes, cuyo esfuerzo intelectual ha cobrado una nueva y más amplia perspectiva.

Las reuniones han contribuido también al desarrollo de la historiografía contemporánea, que se ha enriquecido con el esfuerzo coordinado de los científicos sociales vinculados a nuestra Asociación. Pero, sobre todo, los Encuentros de ADHILAC se han constituido en un amplio foro de análisis y diálogo sobre los grandes problemas de la historia latinoamericana y caribeña, facilitado una profunda y lúcida reflexión sobre sus tradiciones, realidades y perspectivas.

En sus más de tres décadas de existencia, la ADHILAC ha efectuado nueve grandes Encuentros internacionales sobre la base de un extraordinario esfuerzo económico y humano de sus organizadores, que ha permitido evaluar el nivel científico de los historiadores e investigadores latinoamericanistas. En sus cónclaves se ha debatido importantes problemas relacionados con la historiografía de América Latina y el Caribe, lo que ha contribuido al estímulo de la investigación histórica y su difusión.

Como parte de su actividad, la ADHILAC ha publicado varios libros, entre ellos La unidad latinoamericanaLos estudios históricos en América Latina, así como la colección en nueve tomos sobre historia latinoamericanaNuestra Patria es América, con muchas de las ponencias presentadas a sus Encuentros, todos ellos gracias al esfuerzo particular de Jorge Núñez de Ecuador. Entre 1986 y 1990 circuló un boletín informativo de la ADHILAC, elaborado en La Habana por un equipo de colaboradores de Francisco Pividal, contentivo de diversas informaciones académicas y científicas.

Después de 1994, la directiva internacional de ADHILAC dio continuidad durante un tiempo a este esfuerzo editando un nuevo boletín informativo cuya redacción estuvo a cargo de los mexicanos José Luis Avila y Ricardo León García. Desde 1992, con el auspicio de historiadores miembros de la ADHILAC del Instituto de Investigaciones Históricas de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo (México), de la Universidad Central de Venezuela y de la Sección Cubana de ADHILAC, encabezados por Napoleón Guzmán Avila (México), Arístides Medina Rubio (Venezuela) y Salvador Morales (Cuba) se publicó una revista, de corta vida, denominada Nuestra Historia, dirigida fundamentalmente al debate historiográfico.

Después de la reunión de Pontevedra, la ADHILAC abrió su propia página web, que estuvo al cuidado hasta el 2010 de Juan Paz y Miño, vicepresidente de la asociación. Como resultado de los acuerdos adoptados por la directiva de adhilac en Cádiz (2009), la nueva página web de la asociación ha sustituido a la anterior desde 2010 y está bajo la responsabilidad de la vicepresidenta Beatriz Carolina Crisorio.

Otra faceta de la actividad de la ADHILAC ha sido la promoción de secciones nacionales en los países latinoamericanos, destacándose por su mayor desarrollo y cúmulo de actividades las de México, Ecuador, Cuba y Argentina. La primera en fundarse fue la de México (1976) y su primer comité ejecutivo, elegido en 1979, estuvo presidido por Andrea Sánchez Quintanar. Otros presidentes de la sección mexicana han sido Juan Brom, Norma de los Ríos y Alvaro Matute. Lamentablemente, la sección mexicana ha dejado de funcionar.

La Asociación de Historiadores Ecuatorianos (ADHIEC), fundada en 1984 como filial de ADHILAC, estuvo presidida hasta 1995 por Leonardo Espinoza, primero, y Juan Paz y Miño después. En 1996 fue organizado el Grupo de Trabajo ADHILAC-Ecuador, encabezado por el propio Paz y Miño y Jorge Núñez, que se ha encargado desde entonces de mantener los vínculos con la asociación internacional.

Por su parte, la Sección Cubana, creada en 1986, ha tenido como presidentes a Francisco Pérez Guzmán, Nydia Sarabia y Sergio Guerra Vilaboy. La última sección nacional en formarse ha sido la de Argentina, que ha venido desarrollando una intensa actividad en los últimos años.

La más reciente sección de la ADHILAC es la creada en Argentina en noviembre de 2003, que esta presidida por Beatriz Carolina Crisorio, durante el evento América Latina 1804-2004. A doscientos años del inicio de las luchas por la independencia”. Desde entonces la sección de la ADHILAC en la Argentina ha realizado varios encuentros y talleres y publicado dos CD-Rom con las mejores ponencias presentados en su primer encuentro y el realizado en La Habana por los 70 años de la guerra civil española.

Durante estos años las secciones nacionales de ADHILAC han llevado a cabo importantes encuentros de historiadores a escala regional –se destacan entre ellos encuentros bilaterales de historiadores cubanos y mexicanos, así como de chilenos y peruanos, y trilaterales (Cuba, México y Venezuela), promovidos por las respectivas secciones de esos países o los encuentros de historiadores de Ecuador y Perú –el último en octubre del 2000-, auspiciado por elGrupo de Trabajo ADHILAC-Ecuador y Ernesto Yepes, como Vicepresidente de ADHILAC Internacional, alcanzando apreciable participación y resonancia. Uno de los más nutridos fue el realizado en el Instituto de Historia de Cuba, en La Habana, por la Sección Cubana de ADHILAC, en marzo de 1992, que logró reunir a más de 400 delegados latinoamericanos, entre ponentes, invitados y observadores.

Sobre la base de esta última experiencia, en 1998 la Sección Cubana de la ADHILAC, con el respaldo de la Revista LaFormación del Historiador de la Escuela de Historia de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, dirigida por Alejo Maldonado Gallardo, y del Director de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, Eusebio Leal, y de otras instituciones como la Universidad de La Habana, convocó al I Congreso de Historiadores Latinoamericanistas. Entre sus objetivos figuraban los de realizar un análisis del estado de los estudios de Historia de América Latina en los más amplios campos, a la vez que facilitar el intercambio científico y académico entre especialistas de diversos países, auspiciando y promoviendo proyectos de investigación conjunta e impulsando la colaboración entre historiadores latinoamericanistas. Fue celebrado en La Habana con gran éxito, del 11 al 15 de mayo de 1998, con el tema central de “La Historia de América Latina y el Caribe: un balance de fin de siglo”.

Al año siguiente, entre los días 8 y 11 de noviembre, las mismas instituciones patrocinadoras anteriores, con la adhesión de la Asociación por la Unidad de Nuestra América (AUNA), y las universidades de Buenos Aires (Argentina), Sao Paulo (Brasil), Colonia (Alemania), Santiago de Compostela (España) y del Norte (Colombia), organizaron el II Congreso de Historiadores Latinoamericanistas. Esta vez se reunieron en La Habana más de 150 delegados de 19 países y tuvo como lema “La historia de América Latina y el Caribe ante los desafíos del siglo XXI”. En este cónclave, el profesor Immanuel Wallerstein, de Estados Unidos, ofreció una conferencia magistral y se convocó al mencionado III Congreso de Historiadores Latinoamericanistas en la ciudad gallega de Pontevedra, del 22 al 26 de octubre del 2001, bajo el auspicio de las universidades de Vigo y Santiago de Compostela, donde se aprovechó para elegir la actual directiva, por lo que devino en VII Encuentro Internacional de la ADHILAC.

El IV Congreso de Historiadores Latinoamericanistas, auspiciado por ADHILAC, se efectuó en La Habana del 17 al 19 de julio de 2003, copatrocinado por las mismas instituciones del anterior, en la Casa Benito Juárez de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana. El evento, que tuvo por tema central “América Latina y el Caribe en la historiografía mundial; procesos históricos, identidades y los retos de la globalización para el subcontinentesatisfizo todas las expectativas y se caracterizó por su amplia participación y la calidad de las ponencias y los debates. Participaron 147 delegados de más de 30 países.

Otro importante evento de carácter regional auspiciado por la ADHILAC desde el 2005, con carácter anual, han sido el VI, VII y VIII Seminario Internacional de Verano sobre el Caribe, coauspiciado por la Universidad de Quitana Roo (México), con el respaldo de la Asociación Mexicana del Caribe y la Secretaría de Relaciones Exteriores de México.

A lo largo de más de tres décadas de continua labor, la ADHILAC ha conseguido nuclear a un creciente número de científicos sociales bajo los comunes objetivos de la solidaridad profesional, la promoción del desarrollo científico y la defensa de la soberanía de nuestros pueblos y países, todo ello en el marco del más amplio pluralismo ideológico. El establecimiento de lazos permanentes de comunicación entre profesionales de la historia, el impulso y la difusión de los estudios históricos y el deseo de contribuir a reforzar la conciencia latinoamericana y la solidaridad entre los pueblos del área, así como su vida democrática, han sido los objetivos fundamentales de este noble organismo desde su creación hasta nuestros días.

No es menos cierto que desde su propio origen la ADHILAC ha experimentado insuficiencias y debilidades, derivadas en unos casos de la crónica inestabilidad económica de los países latinoamericanos y, en otros, de nuestras propias tradiciones académicas, que han obstaculizado el funcionamiento sistemático de la organización y la plena consecución de sus objetivos. La comunicación y el intercambio entre los miembros de la Asociación a sido escaso e intermitente, de manera que la actividad institucional se ha concretado, por lo general, a la realización de los Encuentros, cuya periodicidad en ocasiones se ha dilatado hasta el extremo de poner en peligro la supervivencia misma de la organización.

Según lo establecen sus Estatutos, reformados en el VII encuentro celebrado en Pontevedra y en el VIII de Caracas, laADHILAC está abierta a la participación de todos los historiadores latinoamericanos y caribeños, así como los estudiosos latinoamericanistas de otros países, que así lo deseen, los cuales pueden adherirse a la Asociación de manera individual o a través de las secciones nacionales correspondientes.

Si no es Usted miembro de nuestra organización lo exhortamos a inscribirse en la ADHILAC y a realizar cuanto este a su alcance para constituir o revitalizar la sección nacional de su país. Su activa participación en nuestras tareas constituirá de seguro una valiosa contribución al fortalecimiento de la Asociación, y a que esta cumpla el importante papel que le compete en el desarrollo del movimiento historiográfico.

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a nuestros Estatutos (ver) complete el siguiente formulario(ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo