Siempre vigente

Carolina Crisorio

En este mes uno de los canales dedicados a películas “viejas” ha dedicado una revisión de una parte de la obra de Charles Chaplin, que he visto nuevamente junto a mis nietos de 6 y 8 años. Me pareció increíble que niños acostumbrados a los efectos especiales se divirtieran y emocionaran con las aventuras de Charlie en blanco y negro. La quimera del oro los mantuvo en vilo del principio al fin con momentos de grandes carcajadas que me producían el doble placer de ver la película y de recordar la minuciosidad con que mi padre nos contaba la trama, porque al no haber video ni ninguna forma de acceder de manera casera a un film,  había que esperar que algún cine decidiera repetir los viejos films). continue reading…