Por Sergio Guerra Vilaboy

La unión de las repúblicas de Perú y Bolivia en un sólo estado se consiguió en 1836 gracias a los esfuerzos de uno de los generales que había servido a las órdenes de José de San Martín y Simón Bolívar: Andrés de Santa Cruz. La realización del ideario integracionista se posibilitó con su elección a la presidencia de Bolivia (1829), cuando tras la caída del presidente José de La Mar la anarquía sacudía al Perú y existían tres gobiernos paralelos con sedes en Lima, Trujillo y Cuzco. Al frente del ejército boliviano, Santa Cruz impuso por la fuerza la estabilidad en Perú y, el 20 de octubre de 1836, declaró constituida la Confederación Peruano-Boliviana.

continúe leyendo…