Después de la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) se expandió el campo socialista, pues a la URSS, nacida en 1917, se unieron los países de Europa del Este, liberados por los soviéticos. El “peligro” de la expansión “comunista” condujo a la creación de la Organización del Atlántico Norte (OTAN), en 1949, una alianza militar entre los países europeos occidentales con Canadá y los EEUU, que, con el estallido de la “guerra fría”, aseguró la defensa del autoproclamado “mundo libre”. continúe leyendo…