Sergio Guerra Vilaboy

La revolución boliviana de 1952 irrumpió como rayo luminoso en el oscuro panorama continental dominado por el macartismo, la guerra fría, y el repliegue de las fuerzas progresistas. La enclaustrada república andina era uno de los países más atrasados y empobrecidos de América Latina, dependiente de la exportación minera, controlada por los barones del estaño, esto es, la gran oligarquía criolla atada al capital foráneo que inspiró a Augusto Céspedes su novela Metal del diablo (1946).

continúe leyendo…