Por Sergio Guerra Vilaboy

En 1971 publiqué en el periódico cubano Granma un artículo sobre la sublevación popular de El Salvador en 1932 que, con ligeras modificaciones, comparto medio siglo después con los lectores de Informe Fracto. La insurrección salvadoreña estaba asociada a los terribles efectos de la crisis económica de 1929, que llegó a este pequeño país centroamericano amplificada por las conexiones del comercio internacional. Estados Unidos dominaba la economía y la mayor parte de la producción cafetalera de El Salvador. La caída del mercado norteamericano afectó en profundidad la endeble economía del país, dependiente, en lo fundamental, del aromático grano.

continúe leyendo…