Jorge Núñez Sánchez

El Telégrafo. Primer Diario Público. Guayaquil, Ecuador.

18 de Octubre del 2012

Justo un mes después de ser proclamada la independencia de Guayaquil, los patriotas de esta ciudad, organizados en la División Protectora de Quito, alcanzaron su primer triunfo militar en las alturas del Camino Real, cerca al puerto de montaña de Bilován, que da acceso, yendo desde la Costa, al valle del río Chimbo y a las tierras altas de la actual provincia de Bolívar. Ese triunfo les permitió controlar toda la ruta principal de Guayaquil hasta el Chimborazo y, luego, hasta Latacunga.

Colaboraron con los revolucionarios del puerto algunos arrieros y comerciantes del Corregimiento de Chimbo, que usualmente mantenían tratos con Guayaquil y conocían al dedillo todos los caminos y senderos de la zona del yunga. Se destacan entre ellos los nombres de Pedro Tovar y su novia Josefina Barba. Contando con tal información y con la ayuda de los combatientes locales, muy conocedores de la región, los capitanes Urdaneta y Febres Cordero planificaron una operación de ataque con tres columnas, una de las cuales debía avanzar por el Camino Real, mientras las otras atacaban desde altas posiciones por los dos flancos.

Brillaron en esa acción militar el subteniente Abdón Calderón y los sargentos Francisco Tejada y José López, que con arrojo temerario se lanzaron con sus hombres sobre las líneas enemigas, rompiéndolas a bayoneta calada y eliminando o poniendo en desbandada a muchos soldados realistas.

Esa derrota de los realistas en Camino Real y su posterior huida hacia Guaranda, Ambato y Quito abrieron un horizonte de libertad para varias ciudades y poblaciones del centro del país quiteño. El jefe patriota triunfador, Luis Urdaneta, entró con sus tropas en Guaranda al día siguiente, 10 de noviembre de 1820, en medio de la alegría popular, y proclamaron la independencia de esta población.

El triunfo de Camino Real tuvo inmediatos estallidos de simpatía. El 11 de noviembre, Urdaneta recibió en Guaranda a un grupo de emisarios de la villa de Riobamba, que le informaban de su proclama de independencia y le solicitaban armas y refuerzos para sostenerse y resistir cualquier eventual ataque realista desde Ambato.

El jefe español Fominaya, sintiendo que la tierra se movía bajo sus pies, se retiró de Ambato hacia Latacunga, lo cual fue aprovechado por los ambateños para proclamar su independencia el 12 de noviembre, un día después de que lo hicieran Machachi y la misma Latacunga, donde insurgentes patriotas atacaron el cuartel de Santo Domingo y forzaron a Fominaya a huir hacia Quito. Y el 13 del mismo mes proclamaba su independencia el asiento de Alausí, otro estratégico puerto de montaña para la comunicación entre la Sierra y la Costa quiteñas.

Urdaneta, tratando de sostener esos espontáneos brotes de independencia surgidos en el centro del país, envió hacia Ambato y Latacunga una columna de caballería y dos de infantería, bajo las órdenes del coronel argentino José García, para que ocuparan esas plazas, mientras avanzaba el grueso de la División Protectora de Quito.

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar
Twitter: @AdhilacInfo