Siempre vigente

Carolina Crisorio

En este mes uno de los canales dedicados a películas “viejas” ha dedicado una revisión de una parte de la obra de Charles Chaplin, que he visto nuevamente junto a mis nietos de 6 y 8 años. Me pareció increíble que niños acostumbrados a los efectos especiales se divirtieran y emocionaran con las aventuras de Charlie en blanco y negro. La quimera del oro los mantuvo en vilo del principio al fin con momentos de grandes carcajadas que me producían el doble placer de ver la película y de recordar la minuciosidad con que mi padre nos contaba la trama, porque al no haber video ni ninguna forma de acceder de manera casera a un film,  había que esperar que algún cine decidiera repetir los viejos films).

 

El 5 de febrero de 1921 Charlie estrenó The kid.Desde una mirada ingenua - ¿realmente “ingenua”? – Carlitos nos arrastra por los lugares más lúgubres y oscuros de la humanidad: la madre soltera, el abandono de un hijo, el vagabundo intentando deshacerse del bebe que por azar cae en sus manos. El brazo de la ley separando al pequeño de su padre adoptivo.

Riendo, riendo, nos presenta la ambigüedad de la policía, algunos vecinos poco recomendables, o la educación brindada al “pibe” como se llamó en la Argentina. Porque salir a romper vidrios para que Charlie los reponga con gran desparpajo y poca prolijidad no es, no debería ser la ocupación de niño. Sin embargo este marginal ha conseguido interesantes logros con el personaje encarnado por Jackie Coogan. El pibe con sus 6 años organiza de alguna manera el trabajo en la casa, cocina… Es evidente que, ademas de pendenciero, también asume (mas que Charlie que permanece en la cama) el trabajo del hogar.

El arte y la industria audiovisuales nos ha acostumbrado a toneladas de sangre, enrevesadas tramas de traiciones y ha recurrido a cada vez formas más explícitas de violencia para conmover al espectador. Sin embargo Carlitos con su plasticidad y su creatividad puede seguir atrapándonos con su labor como actor, guionista, director, músico y productor…

 

Este film fue concebido durante el duelo de Chaplin por la perdida de un hijito de apenas pocos días de vida. En su obra muchos de los temas mas urticantes fueron recorridos. El nazismo en El gran dictador, el asesino serial que al ser juzgado pronuncia un alegato contra la guerra (Monsieur Verdoux), la alienación del trabajo y las luchas sociales en el contexto del taylorismo-fordismo en el clásico Tiempos Modernos

 

Este hombrecito que  por las presiones del macarthismo se vio forzado a abandonar su país de adopción y radicarse supo radiografiar como nadie la cuna de la Libertad. Desde Carlitos inmigrante a Un rey en New York mostró como pocos las debilidades de los Estados Unidos, del capitalismo salvaje, aunque muchas veces su mensaje fue esperanzador también transitó con éxito el drama como Luces de mi ciudad o Candilejas.

Espero que los soportes (celuloide, video, etc) puedan modificarse, pero que no se pierdan estas imágenes y mis nietos y bisnieto puedan ver en variadas décadas más estas historias junto a sus nietos….

 

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el formulario correspondiente (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo