Sergio Guerra Vilaboy

Unos minutos antes de las diez de la noche, del 30 de mayo de 1961, fue ejecutado el dictador dominicano Rafael Leónidas Trujillo por un comando de siete personas, organizado por la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos. Ese día, que luego sería declarado “gesta nacional”, el aborrecido tirano viajaba hacia una de sus fincas en su Chevrolet azul celeste de 1957, sólo acompañado por el chofer, cuando cayó en la emboscada preparada por los conspiradores, que lo aguardaban en tres autos.

continúe leyendo…