ADHILAC Internacional adhiere al repudio por la violencia ejercida sobre el pueblo mapuche de Chile, violencia que también sufre este pueblo originario en la Argentina. Llamamos respetar Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas (http://adhilac.com.ar/?p=13283)

COMISIÓN DIRECTIVA DE ADHILAC – 23 de noviembre de 2018

DECLARACIÓN:

CAMILO CATRILLANCA, EL ESTADO Y LA CUESTIÓN MAPUCHE
DECLARACIÓN DE HISTORIADORES E HISTORIADORAS DEL
DEPARTAMENTO DE CIENCIAS HISTÓRICAS DE LA UNIVERSIDAD DE CHILE

Los miembros del Departamento de Ciencias Históricas de la Universidad de Chile que suscribimos esta declaración manifestamos nuestro absoluto rechazo a los recientes eventos represivos acaecidos en la región de la Araucanía, que han conmocionado a la opinión pública, siendo el más grave de ellos el asesinato a mansalva del comunero mapuche Camilo Catrillanca. Arauco acaba de sumar una nueva pena al largo historial de vejaciones y dolor que ha azotado al territorio mapuche desde la ocupación perpetrada por el Estado de Chile hace casi un siglo y medio. Esa pena tiene nombre, tiene familiares que lloran su lamentable e injustificada muerte, y tiene a la nación de la cual este joven formaba parte unida en una sola voz que clama por justicia.

Esta nueva víctima de la violencia desproporcionada e injustificada contra el principal pueblo originario de los territorios que constituyen el Estado nación República de Chile, institucionalizada por todos los gobiernos de la postdictadura, y reforzada por el actual gobierno mediante el grupo de fuerzas especiales de Carabineros denominado “Comando Jungla”, se suma a una extensa lista de víctimas de la violencia de Estado en democracia: Agustina y Mauricio Huenupe Pavian (2001), Alex Lemún (2002), Juan Collihuin Catril (2006), Matías Catrileo (2008), Johnny Cariqueo (2008) y Jaime Mendoza Collío (2009), entre otros casos que aún no reciben justicia y ocupan una de las páginas más oscuras de nuestra historia reciente.

El último acontecimiento luctuoso se inscribe en un proceso de mayor alcance, en el que intereses externos al mundo mapuche (empresas forestales e hidroeléctricas, latifundistas, etc.) se han confabulado para exacerbar las tensiones y criminalizar la lucha reivindicatoria de los mapuches por sus tierras, derechos, reconocimiento y dignidad valiéndose de reiterados montajes (Operación Huracán, falsos atentados incendiarios, etc.), buscando confundir y manipular a la ciudadanía para que apoye acciones autoritarias y excluyentes, acciones policiales ilegales y manipulación mediática que alientan el racismo y la xenofobia.

Condenamos enérgicamente la muerte de Camilo Catrillanca y esperamos que la justicia se haga cargo de los responsables de tan deleznable hecho. Así como nada justifica el asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay, tampoco nada respalda que fuerzas militarizadas, que no son las más apropiadas para intervenir ante denuncias ordinarias, contribuyan a multiplicar insensatamente la violencia y el odio acumulado. Exigimos que se detenga y revierta un imprudente proceso de militarización del Wallmapu, que se respeten plenamente los Derechos Humanos del pueblo mapuche, y que en vez de generar solapadamente su abandono el gobierno cumpla los compromisos que asumió el Estado chileno al suscribir en 2008 el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo, referidos a los derechos fundamentales de los pueblos originarios.

Por último, señalamos a la opinión pública que, como conocedores del largo proceso histórico que subyace a las demandas mapuches, desaconsejamos taxativamente el irresponsable enfoque policial y represivo que se ha dado a un problema de naturaleza esencialmente política, que clama por una canalización de este tipo, que reconozca a los pueblos involucrados como interlocutores válidos, permitiéndoles participar con plenos derechos en una institucionalidad política que permita su plena integración. Hacia 1617 la gente de Temucuicui ya negociaba la paz con el padre Luis de Valdivia en el fuerte de Nacimiento. No encontramos razones para descartar esa vía, que siempre produjo acuerdos basados en el diálogo y la negociación respetuosa.

Santiago, 19 de noviembre de 2018.

FIRMAN ESTA DECLARACIÓN:

Mario Matus González
Sergio Grez Toso
Jorge Hidalgo Lehuedé
Francis Goicovic
José Manuel Zavala
Pablo Artaza Barrios
Osvaldo Silva Galdames
Carla Milar Peñaloza Palma
María Elisa Fernández Navarro
Isabel Torres Dujisin
María Eugenia Horvitz
Juan Cáceres Muñoz
Mauricio Folchi Donoso
José Luis Martínez
Margarita Iglesias Saldaña
Celia Cussen
Carlos Sanhueza Cerda
Ítalo Fuentes Bardelli
Luis Clemente Quijada
Javier Esteve Martí
Alejandra Vega
Claudia Zapata Silva
Carolina González Undurraga
Alejandra Araya Espinoza
Enrique Aliste Aluma

 

Pronunciamiento de CLACSO

Hace unos días un grupo de la policía chilena – comúnmente llamado Comando Jungla –asesinó al joven comunero mapuche Camilo Catrillanca en la comunidad de Temucuicui en la Araucanía. Mientras regresaba de su trabajo en un tractor, sin portar arma alguna y estando acompañado de un menor, se encontró con un operativo policial del que intentó alejarse, recibiendo entonces dos balas en la cabeza y por la espalda. El niño que le acompañaba fue detenido ilegalmente y violentamente golpeado. Pese a los intentos de justificar la violencia ejercida con un supuesto robo, ha sido ampliamente demostrado que se trata de un nuevo montaje que busca criminalizar las luchas del pueblo mapuche, legitimando de esta manera el uso de la represión por parte del estado.

No se trata de una situación excepcional. Como han señalado diversas organizaciones de Derechos Humanos nacionales e internacionales, la Araucanía – zona habitada por comunidades mapuches – sufre desde hace años una profunda militarización. La aplicación de la ley antiterrorista, heredera de la dictadura cívico-militar de Pinochet, la realización sistemática de allanamientos, y el uso indiscriminado de la violencia incluso contra niños y niñas, son prácticas permanentes en la zona. Esto se ha visto agravado por la reciente creación del comando jungla con el objetivo de perseguir las supuestas acciones y células “terroristas” en el seno de estas comunidades.

Mientras el asesinato de Camilo Catrillanca ha conmovido y motivado múltiples acciones de protesta, la policía ha reprimido violentamente a los y las participantes de su funeral, y las numerosas manifestaciones que se han desarrollado en el país. Esto ha generado una escalada de violencia que no lleva sino a agudizar el conflicto y a profundizar la existencia de violaciones a los Derechos Humanos en Chile.

El Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales repudia el asesinato de Camilo Catrillanca y el uso de toda forma de violencia represiva, haciendo un llamado al reconocimiento de los derechos de los pueblos ancestrales, en Chile y en toda América Latina. A su vez, defendemos enérgicamente la urgencia de terminar con el uso de leyes antiterroristas y la desmilitarización de nuestras sociedades.

Comité Directivo

Secretaría Ejecutiva

Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales, CLACSO
16 de noviembre de 2018

 

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo