Por Sergio Guerra Vilaboy

A fines de los setenta cayó en mis manos un libro inédito que poseía la Casa de las Américas, fechado en 1976, titulado La primera revolución popular en América, Paraguay (1810-1840) del historiador estadounidense Richard Alan White (1944-2016). La obra me impresionó, pues restituía brillo a la figura del prócer paraguayo José Gaspar de Francia, vilipendiado por la historiografía liberal positivista.

Después supe que su autor había sido alumno de Lewis Hanke, quien lo animó a especializarse en ese tema para su tesis doctoral. Gracias a becas de las fundaciones Woodrow Wilson y Fulbright-Hays, White pudo revisar archivos en España, Argentina y Brasil, así como en el lúgubre Paraguay de Stroessner. En la tierra guaraní, además de desarrollar su investigación, el historiador norteamericano ayudó a muchos perseguidos por la sangrienta dictadura que lo creía un diplomático de Estados Unidos. Soy testigo del agradecimiento que le profesan desde entonces muchos paraguayos.

Doctorado en la Universidad de California, Los Ángeles, Richard Alan fue después profesor en dos universidades californianas, colaborador del gobierno de Jimmy Carter, cuando visitó Cuba, y más tarde fue miembro de Amnistía Internacional. Su libro es considerado un clásico y después de su edición por la revista Estudios Paraguayos, de la Universidad Católica de Asunción, se convirtió en el único miembro extranjero del Instituto de Investigaciones Históricas Dr. José Gaspar de Francia. Su infinita generosidad lo llevó a donar a Paraguay la documentación recopilada –fotocopiada o digitalizada-, extraída del país tras la Guerra de la Triple Alianza.

Nos conocimos al llegar a Paraguay a fines de febrero de 2011, invitados por el gobierno de Fernando Lugo. Nuestro anfitrión era el Consejero de Administración de Itaipú, exsenador y líder del Partido Liberal Radical Auténtico, Domingo Laino, figura emblemática de la lucha contra la dictadura de Stroessner, también con una obra significativa sobre el doctor Francia. Además de nosotros dos, también estaba convidado el prestigioso historiador argentino León Pomer, muy conocido por su extraordinario libro revisionista: Guerra del Paraguay Gran Negocio! (1968). Los cuatro íbamos a disertar y debatir sobre la controvertida personalidad del fundador del Paraguay en el bicentenario de su independencia.

El debut del singular cuarteto de historiadores fue el 1 de marzo en una céntrica plaza de Asunción, frente a la Casa de la Independencia, por la conmemoración nacional del día de los héroes, en presencia de una gran concurrencia, la televisión nacional y extranjera, así como del propio presidente Fernando Lugo. Al día siguiente, tras un intento frustrado por el mal tiempo de viajar a Cerro Cora, a la ceremonia por la caída en combate del Mariscal López, almorzamos con el propio mandatario paraguayo en la residencia presidencial de Mburuvicha Róga. Como parte del intenso programa, fuimos en avioneta fuera de la capital, lo que nos permitió, además de hablar en centros de educación y otras instituciones, conocer las ruinas de las misiones jesuitas, las impresionantes cataratas de Iguazú y la monumental hidroeléctrica de Itaipú, así como recorrer Encarnación de Itapúa y Ciudad del Este.

Casi al finalizar la gira académica, ofrecimos una conferencia de prensa que debía cerrar después de White, quien entusiasmado no paraba de hablar. Laino me hizo una seña para que mi intervención fuera breve, por lo que me limite a decir que no me quedaba tiempo, pero que podían palpar las consecuencias del boqueo norteamericano a Cuba, inesperada broma que provocó la risa de los asistentes. Richard Alan White, a quien todavía alcance a ver otra vez en Asunción, en un congreso de la Asociación de Historiadores Latinoamericanos y del Caribe (ADHILAC) donde ofreció una conferencia magistral, falleció el 6 de julio de 2016 en su residencia de Maryland, y sus cenizas fueron trasladas al Paraguay, país al que estaba unida su vida y su obra.

en http: INFORME FRACTO.com/Madre América-Cuba, 26 de junio de 2019.

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo