Sergio Guerra Vilaboy

Sesenta años se cumplen del gobierno sietemesino de Janio da Silva Quadros (1917-1992) en Brasil, a quien pocos recuerdan hoy. Había ganado de manera espectacular las elecciones presidenciales brasileñas del 3 de octubre de 1960 con un gran apoyo popular, gracias a su peculiar estilo y carisma. La estrella de Quadros había comenzado a rutilar al obtener el puesto de prefecto de Sao Paulo (1952), un año después la gobernación del estado y en 1958 una banca en el Congreso Federal.

La clave de su arrollador éxito estaba en el descontento de los trabajadores y las capas medias poco politizadas, a las que Quadros prometía la revolución del tostao (centavo) contra el millón. A conformar esa imagen renovadora contribuyó su visita a Cuba en marzo de 1960, donde el año anterior había triunfado la revolución dirigida por el Comandante Fidel Castro y por la que mostró simpatías. Pero el programa de Quadros no era de transformaciones radicales, sino de ambiguos preceptos moralistas, la lucha contra la corrupción –su símbolo era una escoba- y la especulación, males que se proponía erradicar con un plan de austeridad económica y buenos consejos. Lanzado a la contienda electoral por el pequeño Partido Trabalhista Nacional (PTN) y apoyado por otras agrupaciones de centro y derecha, Quadros logró una victoria aplastante con el 48% de los sufragios sobre su más cercano rival, el mariscal Texeira Lott, que se quedó con sólo el 28% de los votos.

Desde que ocupó la presidencia el 31 de enero de 1961, la política de Quadros se caracterizó por sus contradicciones, sobre todo entre sus posiciones internacionales progresistas y su negativa política interna. Esta última iba encaminada a saldar la agobiante deuda externa con medidas como la libertad cambiaria y el fin de los subsidios a la importación de combustible, papel y trigo. También se eliminaron los créditos gubernamentales a las empresas privadas y los controles salariales, que provocaron una drástica reducción del poder de compra del cruceiro. Si bien estas medidas lograron satisfacer ciertas exigencias del sector agroexportador y de los acreedores internacionales, fueron nefastas para los trabajadores y pequeños empresarios, afectados por los controles salariales implantados por Quadros y la elevación desmedida de los precios de los alimentos básicos y el transporte público.

La otra cara de su gobierno era su política internacional, enfilada a fortalecer el papel mundial de Brasil y la apertura de nuevos mercados. El objetivo era formar un bloque de países latinoamericanos fuera de la tradicional dependencia de los Estados Unidos, lo que explica su interés en restablecer los vínculos con la Unión Soviética, las misiones comerciales enviadas a los países socialistas y a las recién independizadas naciones de África. Inscrita en esa política soberana, Quadros condenó resueltamente la intervención de Estados Unidos contra Cuba en los días de la invasión de bahía de Cochinos y condecoró en Brasilia, el 19 de agosto de 1961, con la orden Cruzeiro do Sul, al comandante Ernesto Che Guevara.

Alarmado por lo que consideraba la inclinación izquierdista del gobierno de Quadros, cinco días después, el reaccionario gobernador de Guanabara, Carlos Lacerda, al servició de la ultraderecha, el alto mando militar y los propios Estados Unidos, acusó al presidente de tramar un autogolpe de estado. Para sorpresa de todos, a la mañana siguiente Quadros renunció, argumentando que cedía “vencido por la reacción” y debido a la presión de “fuerzas terribles”. La inexplicable decisión presidencial sólo suscitó aisladas huelgas y esporádicas protestas públicas, así como un ataque a la embajada norteamericana, siendo sustituido por su vicepresidente Joao Goulart, que se encontraba de visita oficial en la República Popular China, en medio de intensas presiones del ejército y otras fuerzas políticas anticomunistas para impedirlo. Pero esa es ya otra historia.

Fuente: www.informefracto.com – 7 de septiembre de 2021

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo

Ver Presentación de ADHILAC