Por Sergio Guerra Vilaboy

Dos veces pasó Porfirio Díaz por la capital cubana. La primera en 1875, en tránsito a Estados Unidos, cuando preparaba la insurrección para derrocar al presidente Sebastián Lerdo de Tejada, movimiento que lo llevó al poder al año siguiente. La otra, en escala hacia Europa, tras ser desalojado del gobierno por la Revolución Mexicana en 1911.

Ese año las cosas le salieron mal a Porfirio Díaz. Desde fines de 1910 había estallado un levantamiento armado generalizado en su contra, encabezado por el rico hacendado norteño Francisco I. Madero, quien se había marchado del país después de oponerse, en unos amañados comicios, a la reelección del octogenario mandatario. De regresó a México en febrero de 1911, Madero estableció un gobierno alternativo en Chihuahua. En poco tiempo, su Plan de San Luis Potosí atrajo no sólo a los descontentos de la clase dominante mexicana, sino también a amplios sectores populares, cuyas demandas iban más allá del simple cambio político. El 10 de mayo, seguidores suyos, comandados por Pancho Villa y Pascual Orozco, ocuparon Ciudad Juárez, mientras las fuerzas de Emiliano Zapata daban cuenta de Cuautla y el 21 de Cuernavaca, muy cerca de la capital del país.

La insospechada magnitud de la insurrección precipitó la rápida crisis de la dictadura. Porfirio Díaz no pudo aguantar las primeras derrotas militares y todo el carcomido sistema se vino abajo, como árbol podrido. Temiendo que las acciones maderistas desencadenaran una incontrolada guerra campesina, cuyos primeros síntomas ya se advertían, emisarios porfiristas firmaron apresuradamente, el 21 de mayo, un acuerdo con Madero, después del fracaso de las reformas de última hora dispuestas por el dictador. En el pacto de Ciudad Juárez se contemplaba la renuncia de Díaz, la convocatoria a nuevas elecciones y la desmovilización de los grupos revolucionarios armados. Todo ello para evitar una intervención norteamericana-Estados Unidos había concentrado miles de hombres en la frontera-y controlar al campesinado, soliviantado por el levantamiento maderista en diversos estados de México.

Firmados los acuerdos, Porfirio Díaz renunció a la presidencia y el 26 de mayo salió por tren hacia Veracruz. Ya había recibido respuesta de Christlieb Rübke, agente general en México de la Hamburg-Amerikanische Packetfahrt Aktien Gesellschaft (Hapag), de que podía viajar en el buque Ypiranga el 31 de mayo, en su primera travesía en la ruta Veracruz-La Habana-Hamburgo. Este era un flamante vapor alemán, de dos mástiles y una chimenea al centro, con capacidad para 1311 pasajeros, 136 de primera clase, 126 de segunda y el resto en tercera, que desde su botadura al agua en el astillero de Kiel (1908), realizaba frecuentes viajes entre Alemania y Brasil, lo que explica su nombre de origen guaraní, que significa agua roja.

Según las crónicas de la época, tras despedir a sus sirvientes con monedas de oro, la familia Díaz se marchó a la estación de ferrocarriles de Santa Clara, al sur de la capital mexicana. El expresidente iba acompañado de su esposa, Carmelita Romero Rubio, su cuñada María Luisa, uno de sus hijos, el teniente coronel Porfirio Díaz Ortega, una cocinera, un valet y el edecán. Además, le protegía una escolta militar, comandada por el general Victoriano Huerta -dos años más tarde derrocaría a Madero, y tras su asesinato, ocuparía la presidencia de México-, que repelió un intento de asalto cerca de Orizaba, durante el recorrido en tren a Veracruz. En el puerto desde el 27 de mayo, Porfirio Díaz y sus acompañantes fueron recibidos por el gobernador y alojados durante varios días en una de las varias casas de madera construidas en terrenos ganados al mar, donde, a diferencia de otras partes del país, fue homenajeado con banquetes y fiestas.

Alojado en el camarote del capitán del Ypiranga, el dictador defenestrado llegó al puerto de La Habana al caer la tarde del 3 de junio de 1911. A la mañana siguiente, al conocerse que no desembarcaría, periodistas y representantes del Gremio Unido del Comercio y del Casino Español de La Habana, subieron a bordo para entrevistarlo o saludarlo. A una pregunta respondió con dificultad, debido a una fuerte infección bucal que le dificultaba hablar: “Señores, no me hagan preguntas. En las condiciones en que me encuentro nada puedo decirles, debe estudiarse un poco el porvenir para poder opinar”. Un reportero del Diario de La Marina lo describe “robusto”, pues “permanece aún erguido a pesar de la avanzada edad”, antes de continuar el largo viaje al destierro en Europa, donde murió en 1915 a los 85 años de edad.

Fuente: www.informefracto.com – 4 de mayo de 2021

Publicado por ADHILAC Internacional © www.adhilac.com.ar

Si Ud. desea asociarse de acuerdo a los Estatutos de ADHILAC (ver) complete el siguiente formulario (ver)

E-mail: info@adhilac.com.ar

Twitter: @AdhilacInfo

Ver Presentación de ADHILAC